Diez partidos llaman aplazar comicios Irak

http://hoy.com.do/image/article/193/460x390/0/CDDBF155-E81F-401A-A516-BB91980E8BDA.jpeg

BAGDAD (AFP).- Diez partidos iraquíes, incluído el del primer ministro Iyad Allawi, pidieron postergar por seis meses las elecciones del 30 de enero mientras el presidente estadounidense George W. Bush insistió en que esperaba que esos comicios se realizaran tal como estaba previsto. Esos partidos solicitaron “un aplazamiento de seis meses” de los comicios de enero a la espera de que mejoren las condiciones de seguridad en el país.

   “Los problemas y los actos terroristas, así como los insuficientes preparativos a nivel administrativo, técnico y político imponen revisar la fecha de las elecciones”, dice el comunicado suscrito por los 10 partidos.

   El pedido será examinado el sábado por las autoridades electorales y fue formulado cuando Bagdad multiplica gestos de apertura hacia los sunitas que, a diferencia de los chiítas, se resisten a postular candidatos.

   La Comisión Electoral prolongó hasta el 5 de diciembre en las provincias y el 10 de diciembre en Bagdad, el plazo para registrar candidatos. La medida fue tomada para “permitir la formación de listas comúnes y favorecer la más amplia participación”, según la propia Comisión.

   De su lado, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reiteró este viernes su deseo de que las elecciones iraquíes tengan lugar en enero.

   “La comisión electoral dispuso las elecciones para enero y espero que queden para enero”, dijo Bush en declaraciones a la prensa desde Crawford (Texas, sur), donde está descansando.

   Las elecciones de enero están en peligro por la violencia y este mismo viernes un general estadounidense admitió que será “un desafío” poder votar en algunas zonas de Mosul, una ciudad del norte donde están muy activos los rebeldes.

   La coalición, por su parte, dijo haber tomado el control de Latifiya que está siendo patrullada por tropas estadounidenses e iraquíes.

   Asimismo, tiradores de élite se apostaron en los techos mientras que se reanudó la circulación por el eje vial que une a Bagdad con el centro de Irak.

   En esa ruta fueron secuestrados los periodistas franceses Christian Chesnot y George Malbrunot quienes el sábado cumplirán 100 días de cautiverio.

   Al iniciar el martes su ofensiva en el sur iraquí, el ejército estadounidense dijo que quiere detener a los rebeldes que escapan de la zona conocida como el “triángulo de la muerte”.

   Los militares estadounidenses dijeron el jueves haber capturado en esa zona a 116 personas y este viernes, el capitán David Navers, vocero del cuerpo de Marines dijo que se registraron más arrestos allí.

   “Hasta ahora no hubo resistencia, pero hemos notado un recrudecimiento de ataques con bombas artesanales”, dijo ese portavoz. “Eso significa que la operación comienza a tener efecto”, agregó.

   Los atentados continuaron este jueves en otras zonas de Irak.

   Cuatro guardias de nacionalidad nepalesa y que trabajaban para una empresa británica de seguridad murieron durante un ataque contra la “zona de verde”, el área más vigilada de Bagdad, dijo un vocero de la empresa en Dubai.

   En Baakuba, al norte de Bagdad, cuatro civiles resultaron heridos al estallar un coche bomba cuando pasaba una patrulla estadounidense.

   En la ciudad sunita de Samarra, más al norte, fue asesinado un hombre acusado por los rebeldes de tener vínculos con las fuerzas estadounidenses.

   En Mosul, al menos 12 cadáveres fueron encontrados por el ejército estadounidense, lo que aumentó a 40 la cantidad de cuerpos hallados esta semana en esa ciudad que ha sido escenario de violentos enfrentamientos.

   Cerca de Faluya la explosión de un artefacto explosivo mató a quien lo manipulaba y a un civil y dejó gravemente herido a otro, según testigos y fuentes médicas.

   En la propia Faluya, 50 km al oeste de Bagdad, se escucharon disparos y explosiones, según un corresponsal de la AFP que acompaña a las fuerzas estadounidenses.

   Los rebeldes locales dijeron haberse reorganizado y reanudado sus ataques contra la coalición que los sacó de allí tras más de 10 días de combates.