Diferencia entre ecologista y ecólogo

POR JOSE ENRIQUE BAEZ UREÑA
Son muchos los casos de personas que a diario se definen como ecologistas. Hay casos en que la pasión, el “amor” y la ignorancia tienen la misma dimensión; y encontramos entonces individuos que nunca han estudiado Ecología como tal y son capaces de autoproclamarse como ecólogos.

La diferencia entre un ecologista y un ecólogo es, a simple vista muy sencilla. Mientras el ecólogo solo sabe de ecología (y no de toda ecología), el ecologista se mueve como un “todólogo” en todos los ambientes donde aparezca el vocablo ecología y en donde él pueda introducirlo, a veces indistintamente, pero casi siempre bien rimado en el discurso.

Para mí un verdadero ecologista es un individuo que supone tener un mínimo de convicciones ético-morales, filosóficas, sociológicos, culturales, y por qué no decir, hasta biológicas, sobre el equilibrio natural, lógico, armónico y obligado que debería prevalecer en un ecosistema determinado, del cual él es parte integral y como tal puede ser beneficiado o no, a corto, mediano o largo plazo en función de las características y/o particularidades de su comportamiento o modo de interactuar a lo interno de dicho ecosistema. Y es este comportamiento o praxis cotidiana en su entorno, y no el discurso retórico o de moda, el parámetro fundamental mediante el cual se debería medir la estatura del ecologista.

El ecologista como tal, debería desarrollarse a partir de la asimilación de una realidad natural que debe perpetuarse en su más óptimo estado a partir de la satisfacción de las necesidades bio-sociales básicas del individuo y su colectividad, dentro de una determinada diversidad de elementos y/o componentes naturales llamados también a perpetuarse como condición sine qua nom para el equilibrio ecológico.

El ecologista asimila vocablos, conceptos y hasta categorías ecológicas. Sin embargo, le es difícil por sí mismo comprender a cabalidad los procesos y fenómenos ecológicos que resultan de la dinámica y compleja interacción de los diferentes elementos o partes que conforman esa unidad bio-diversa que conocemos con el nombre de ecosistema. Por qué le es difícil comprender a cabalidad los procesos y fenómenos ecológicos?

La respuesta es sencilla y la tiene el ecólogo. Precisamente porque el ecologista, a diferencia del ecólogo, no posee las herramientas del conocimiento científico-técnico que le permiten comprender las características y particularidades del comportamiento de los diferentes elementos y componentes de un ecosistema.

Entonces, ante la necesidad que tiene la especie humana de comprender, monitorear, interpretar y “manejar” determinados recursos y procesos naturales, surge el individuo que se dedica al estudio minucioso de dichos procesos; que estudia cada elemento de ese proceso y no se detiene ahí, sino que profundiza en la observación del comportamiento interactivo, interdependiente e intradependiente de cada individuo en sí, de todos entre sí y del conjunto como un todo frente a los diferentes factores externos que influyen y/o condicionan ese comportamiento individual o colectivo de las partes que intervienen en el proceso en cuestión en un ecosistema dado.

El ecólogo es la persona que se dedica al estudio organizado y sistematizado de la ecología como ciencia. Qué se entiende por Ecología? La ecología es la ciencia que desarrolla el estudio de las interrelaciones de los seres vivos entre sí, y de estos por separados y/o como conjunto, con los elementos y factores abióticos que conforman los diferentes espacios en donde se desarrolla o eventualmente podría desarrollarse la vida.

La ecología como ciencia se propone mejorar la calidad del medio físico donde se desarrolla la vida, y con ella, la calidad de vida de los seres vivos en sus procesos de evolución y desarrollo, partiendo de la optimización de la relación entre las necesidades vitales de estos últimos por separados o de conjunto y las particulares bio-físicas de los espacios naturales que ellos ocupan.

En su proceso lógico de desarrollo, la Ecología, ha alcanzado una diferenciación profunda como respuesta a las particularidades biológicas de los diferentes componentes bióticos y a las características específicas de las relaciones de cada uno de estos componentes entre si, y con los elementos o factores abióticos del medio en que se desarrollan.

Como consecuencia de este proceso de diferenciación, hoy podemos hablar de Ecología General, Ecología Vegetal, Ecología Animal, Ecología Humana, Ecología Urbana, Ecología Forestal, Agroecología, Ecología Industrial, Ecología del Espacio, o Ecología Espacial, entre otras.