Dilemas del cine en RD

http://hoy.com.do/image/article/417/460x390/0/D5F1AC60-E9B5-4105-9765-14D8FE9AB0BC.jpeg

Las razones por las cuales una persona decide ir al cine son muy diversas. Van desde las adolescentes que se decantan por ver a su ídolo del momento, a los adolescentes que quieren ver los efectos especiales de las producciones de acción  o ciencia ficción.

En medio de éstas, que son las más comunes, existen un par de opciones más que evidentemente son minoría: los que van a ver la película por el argumento, el director  y quienes buscan  propuestas artísticas independientes, de  factura artesanal.

 Estos, aunque son los menos en términos de taquillas, son al final quienes determinan cuáles son las mejores y grandes obras del séptimo arte, las que, en la mayoría de los casos no son necesariamente las más taquilleras.

En la República Dominicana en particular, las producciones cinematográficas locales le llevan la delantera, por mucho, a la mayoría de las películas extranjeras que se han presentado en el país.

Sobre esta situación, reflexionamos, investigamos y recabamos la opinión de especialistas en el tema como Arturo Rodríguez, Félix Manuel Lora y de cinéfilos como Luis Beiro y Francis Mesa.

Competencia.  No podemos decir que cerrada entre las películas “made in Hollywood” y las independientes, pues las primeras cuentan con un bombardeo de publicidad que las hace más atractivas al público y en eso coinciden  nuestros entrevistados.

Sin embargo, las películas de países de otras lenguas y culturas, raras veces llegan a las pantallas grandes, a menos que sea en tiempos de la Muestra de cine o de alguno de los festivales que se realizan en el país.

Destacamos la Muestra de cine, que arribó a su décima edición, el Festival de Cine de Funglode que ya hizo su segunda versión y el Festival de Cine Infantil que organiza el Despacho de la Primera Dama, con tres años, eventos atractivos programados con pasión y pericia por expertos en la materia.

Datos.  En el caso de Arturo Rodríguez y Félix Manuel Lora, ambos coinciden en que  la comedia es el género que más público lleva al cine. A este, Francis Mesa le suma la acción y ciencia ficción.

Como ejemplo, cuenta el hecho de que en estos momentos las salas están llenas con “Viaje a las estrellas 11”, Rápido   Furioso y X-Men Orígenes, mientras él vio con dos o tres asientos ocupados  la producción “Simplemente no te quiere”, a pesar de contar con actores tan populares como Ben Affleck, Jennifer Aniston y Scarlet Johansson.

Aunque Arturo entiende que la venta de taquillas ha bajado, la suma que redondea Félix Manuel, de 3 millones doscientas mil butacas, es una suma respetable, que él aclara que sube o baja “dependiendo de las ofertas que estuvieron en cada año”.

Esto a pesar de que se tiene la idea de que muchos de los amantes del cine  no van al cine o que van con frecuencia espaciada porque entienden  que éste es un lujo muy caro, pues se ha calculado que ir al cine cuesta alrededor de 500 pesos por persona (palomitas y refresco incluidos).

Otros son mucho más exigentes con el ambiente que con el precio y es que los cinéfilos no aguantan “la falta de educación de los que van al cine. Los muchachos hablan durante la proyección, llaman por teléfono, salen de la sala varias veces, comen que se oye como parte de la banda sonora… y así no se puede”.

Opción.  A lo largo de los años ha habido varias opciones de cine que no es en serie y sí en serio, especialmente para aquellos que no ven el cine como diversión, sino como cultura. Entre éstas, podemos recordar la del Cine Lumiere, que alcanzó las dos décadas y dos intentos fallidos que tuvo Diamond Cinemas con una sala para cine independiente que fracasó.

Las que se mantienen vigentes son las propuestas de la Cinemateca Nacional, con una buena programación a irrisorio precio; el cine de Casa de Teatro, con sus dos versiones, una al estilo de Arturo Rodríguez y otra al de Amós Azkonaga, para un público bien formado e informado.   Va gente, cinéfilos enamorados del cine de arte, pero las butacas de otras,  la ocupan los otros. 

ZOOM

Estímulos

 Público homogéneo

Responde a los mismos estímulos que el público internacional. Félix Manuel Lora nos dice que “el mecanismo de Hollywood es insuperable. Inclusive antes de que el proyecto se materialice como película, el público ya se entera de todas las negociaciones que se realizan en torno al fichaje de los actores y de alguna interioridad del proceso de pre-producción”. 

Entre las 10 películas más vistas de la semana en Estados Unidos figuran Star Trek, Wolverine, Monster Vs Aliens, Fast & Furios, las que también llenan la mayoría de los asientos en las salas de RD.

En síntesis

 Cine hecho aquí

“La promulgación de la Ley Nacional de Cine contribuiría a que en el país exista un clima (al menos formal) de respeto y de consideración por el trabajo de nuestras figuras. Y permitirá que se abran las puertas para que los realizadores internacionales produzcan obras en el país sin ningún temor”, entiende Luis Beiro. Esta pieza que fuera sometida por el presidente Leonel Fernández y avalada por el secretario de Cultura, José Rafael Lantigua, está lista para ser aprobada por el Congreso Nacional. Los cineastas tienen el grito en el cielo con la espera. Esa ley permitiría la multiplicación de las salas de cine en el país y que los impuestos de las taquillas (15% a la DGII y 7% a ayuntamientos) pasen a apoyar  industria local. Tema que retomaremos.