Diplomático narra estrategia Casa Blanca presionar Ucrania

Washington (United States), 20/11/2019.- US Ambassador to the European Union Gordon Sondland testifies during the House Permanent Select Committee on Intelligence public hearing on the impeachment inquiry into US President Donald J. Trump, on Capitol Hill in Washington, DC, USA, 20 November 2019. The impeachment inquiry is being led by three congressional committees and was launched following a whistleblower's complaint that alleges US President Trump requested help from the President of Ukraine to investigate a political rival, Joe Biden and his son Hunter Biden. (Abierto, Ucrania, Estados Unidos) EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS
Washington (United States), 20/11/2019.- US Ambassador to the European Union Gordon Sondland testifies during the House Permanent Select Committee on Intelligence public hearing on the impeachment inquiry into US President Donald J. Trump, on Capitol Hill in Washington, DC, USA, 20 November 2019. The impeachment inquiry is being led by three congressional committees and was launched following a whistleblower's complaint that alleges US President Trump requested help from the President of Ukraine to investigate a political rival, Joe Biden and his son Hunter Biden. (Abierto, Ucrania, Estados Unidos) EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS

“Todo el mundo lo sabía, no era un secreto”, aseguró el embajador de EE.UU. ante la Unión Europea (UE), Gordon Sondland, al relatar en el Congreso las estrategias de la Casa Blanca para presionar a Ucrania con la intención de conseguir que Kiev investigara al exvicepresidente y actual aspirante demócrata a la Presidencia, Joe Biden.
En una audiencia muy esperada por el perfil del testigo, Sondland sorprendió al reconocer que, según él, existió “quid pro quo” en las coacciones del presidente estadounidense, Donald Trump, a Ucrania, al condicionar una invitación a la Casa Blanca a su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, a las pesquisas sobre Biden. “¿Hubo quid pro quo? (…) Con respecto a la llamada solicitada de la Casa Blanca y la reunión de la Casa Blanca, la respuesta es sí”, afirmó el diplomático, un conocido donante republicano y que fue personalmente elegido por Trump para representar el país ante la UE.
Para sustentar la implicación de “todo el mundo”, incluyendo a Trump a través de su jefe de gabinete interino, Mick Mulvaney, y su abogado personal, Rudy Guiliani; y miembros del Gobierno, como el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el de Energía, Rick Perry, Sondland compartió correos electrónicos, contenidos de grupos de Whatsapp y mensajes de texto.
Según esas comunicaciones, Sondland y los otros implicados organizaron llamadas y posibles encuentros entre Trump y Zelenski, sujetos al compromiso del Ejecutivo ucraniano de llevar a cabo una investigación “totalmente transparente” sobre Burisma, la empresa en la que trabajaba el hijo de Biden, Hunter. En un correo titulado “Acabo de hablar con Zelenski justo ahora” enviado a Pompeo, Mulvaney y Perry, entre otros, Sondland aseveró que el líder ucraniano estaba “preparado” para recibir la llamada de Trump que se produjo el 25 de julio. “Está preparado para recibir la llamada del presidente. Le asegurará que tiene la intención de realizar una investigación totalmente transparente y ‘removerá todas las piedras’. Más de dos horas después de que Sondland iniciara su comparecencia, Trump aseveró que no exigió “nada” a Ucrania a cambio de entregarle ayuda militar o acceder a una reunión.