Diputado francés relata cómo se organizó la fuga de dos pilotos

30_10_2015 HOY_VIERNES_301015_ El País4 A

El eurodiputado Aymeric Chauprade confirmó ayer a la revista francesa Paris Match que fue él quien planificó la fuga de los dos pilotos franceses condenados a 20 años de prisión por el tráfico de 700 kilos de cocaína, en una operación denominada “Cenar en la ciudad” que se comenzó a orquestar en septiembre en República Dominicana.

El legislador, que dirigía el “equipo 1” del operativo, afirmó que él y Christophe Naudin, el segundo al mando, se conocen desde hace muchos años y que en 2010 lo invitó a venir al país cuando era asesor del expresidente Leonel Fernández Reyna.

Al relatar cronológicamente cómo se elaboró el plan de fuga de los pilotos Pascal Fauret y Bruno Odos, el diputado del partido Frente Nacional dijo que el día de la condena, el pasado 14 de agosto, los que apoyaban la causa de los imputados entendían que el recurso de apelación no prosperaría.

“Yo propuse a varias personas que formaban parte del comité de ayuda la posibilidad de sacarlos. Ellos hablaron con Christophe Naudin, él vino a verme y me dijo que reflexionaría sobre cómo llevar a cabo la idea”.

Es en Santo Domingo, según las declaraciones del diputado francés, que se empieza a coordinar el operativo, porque Naudin no quería hablar del plan por la vía telefónica.
Para tales fines llegan al país a mitad de septiembre, y se reúnen con Fauret y Odos, quienes estuvieron de acuerdo y estaban ansiosos por partir.

Las acciones. Chauprade reveló que se formaron dos equipos, uno en el país para la fuga por mar y tierra, y otro para el retorno a Francia.

“Yo encabezada el equipo 1 -en el orden cronológico de las acciones, y Christophe el equipo 2. Nosotros formamos los equipos separadamente para que no se conozcan los detalles y sellar la operación”.

Al equipo 2 le correspondía, según sus declaraciones, conseguir los documentos de identidad de los pilotos. Las autoridades dominicanas les incautaron sus pasaportes cuando fueron apresados en marzo de 2013, en el aeropuerto de Punta Cana, donde se detectó el cargamento de drogas en el interior del avión que pilotaban.

Cenar en la ciudad, la clave. Para evitar que los organismos de seguridad del país detectaran la operación Chauprade y Naudin se reunieron con los pilotos en el hotel El Embajador, dejaron los teléfonos celulares y tomaron un vehículo en el que circularon por la ciudad durante tres horas, hasta llegar a un puerto donde una embarcación les esperaba.

“La idea era no cometer ningún acto sospechoso. El barco debía partir de día para simular un paseo en el mar; nosotros debíamos entretener a los militares que vigilan todos los puertos de salida, y lo hicimos”.

La salida. En el relato que hace Chauprade a la revista francesa no da detalles del puerto de salida, del día ni de la hora precisa, pero confirma que él estuvo en la embarcación que trasladó a los pilotos a alta mar, en horas de la mañana, y desde allí hizo contacto por radio con el equipo 2.

“El objetivo era llegar siete millas naúticas en aguas territoriales dominicanas”, dijo al destacar que según el plan Christophe y su equipo debían esperar fuera de las aguas territoriales dominicanas, y la de su equipo aproximarse al límite.

Pero se cambió ese plan para no crear sospecha entre los guardacostas que patrullaban la zona y que verían el yate y la embarcación rápida, refirió.

Después de dejar a los pilotos en alta mar, bajo la coordinación del equipo 2, Chauprade volvió a territorio dominicano como un simple turista que navegaba por la rivera.

Ya en tierra, de acuerdo a sus precisiones, regresó al hotel donde estaban todos hospedados, inclusive los pilotos, arregló las camas, recargó los teléfonos celulares, todo para no despertar sospechas.

Los pilotos, en compañía del equipo 2 que dirigía Naudin, llegaron a la isla de San Martín, y luego a Martinica, desde donde viajaron a Francia. Medios franceses afirman que salieron del país el lunes 19 de octubre y llegaron a París el sábado 24.

El rol del Estado francés. El legislador negó que el Gobierno francés tenga alguna vinculación con el plan de fuga. Sin embargo, dijo que tampoco la critica.

“De todos modos no lo critica, y como persona honesta que soy debo expresar mi convicción de que el Estado francés no estuvo involucrado en esta fuga”.

Tras la salida ilegal de los pilotos franceses de territorio dominicano, las autoridades locales informaron que los pedirían en extradición, pero el Gobierno de Francia dijo de inmediato que ningún ciudadano francés es extraditato, según sus normas constitucionales.

Defiende inocencia. Chauprade defendió la inocencia y el honor de Fauret y Odos, de quienes dijo fueron militares que sirvieron de manera excelente a Francia, que no tienen ninguna razón económica para poner a su familia en riesgo participando en el tráfico de drogas. “Nosotros tenemos miles de razones para creer en su inocencia”, refirió.

Air cocaine. Con este nombre la prensa francesa bautizó el desmantelamiento de un cargamento de cocaína, que estaba en el interior del avión que pilotaban Fauret y Odos, y que saldría del aeropuerto de Punta Cana, Higüey, la noche del 19 de marzo de 2013 con destino al aeropuerto de Saint-Tropez, en la Costa Azul de Francia.

Junto con los pilotos fueron apresados Alan Castany, asistente de vuelo, y Nicolas Pisapia, único pasajero. A estos también los condenaron a 20 años de prisión, pero fueron favorecidos con una presentación periódica, como medida de coerción, antes de la condena.

Aún se encuentran en República Dominicana en espera de la decisión sobre el recurso de apelación.

ZOOM

El financiamiento

Con relación al financiamiento del operativo de fuga, Chauprade dijo que tanto él como Naudin manejaron el dinero entregado por donantes a las familias de los pilotos. Sobre el particular expresó que el operativo de fuga no produjo ningún beneficio, que ninguna de las personas de su equipo ha ganado dinero “porque nosotros no somos mercenarios, es importante que los franceses lo sepan”. Los hombres de mi equipo y yo mismo hicimos eso gratuitamente, igual que los de Christophe”.
En otro orden, destacó que una de las condiciones de la operación era que ninguno de sus protagonistas viviera en territorio dominicano.