Director señala casi 15% del presupuesto del Cabral y Báez es consumido por haitianos con 26% de parturientas

SANTIAGO.- Los pacientes haitianos que reciben atenciones en el Hospital Regional Universitario José María  Cabral y Báez consumen entre el 10 y el 15 por ciento del presupuesto de esa institución, entre los cuales se incluye el 26 por ciento de las parturientas de la vecina nación, que son atendidas como si todos ellos fuesen dominicanos, porque no hay distinción, sean legales o no, a los cuales nunca se les hace esa pregunta.

La afirmación fue hecha por el director del centro asistencial, doctor Rolando Báez, quien indicó que es mucha la presión que tiene la institución por la gran cantidad de pacientes de la región, el país y los haitianos.

Aseguró que es un hospital con 600 camas para pacientes y hace 200 mil consultas al año.

“Eso hace del Hospital un manejo muy complejo”, indicó el doctor Báez.

Indicó que el centro asistencial tiene mil 700 empleados nombrados por el Ministerio de Salud Pública y otros 600 nominales que son pagados por nóminas internas.

Dijo que el Cabral y Báez tiene 281 médicos especialistas o ayudantes, 280 galenos residentes y 617 enfermeras, lo que lo convierte en un pequeño Ministerio.

Observó que se trata de un centro muy difícil de manejar, aunque, aparte del apoyo que recibe del Gobierno Central y el Ministerio de Salud Pública, se cuenta con el asesoramiento del Ministerio de Administración Pública (MAP), bajo la dirección de Ramón Ventura Camejo, organismo que está trabajando activamente en el proceso de calidad de los servicios.

El doctor Báez señaló que en ese centro se ejecutan alrededor de 80 mil emergencias al año, siete mil partos y 26 mil egresos en el mismo período. Dijo que en horas “pico” o de máximas concurrencias, pueden asistir al Cabral y Báez siete mil personas.

Observó que esa entidad genera muchas noticias, aunque, lamentablemente, las que se publican en algunos medios son las negativas. “Gracias a Dios, aquí se generan, todos los días, muchísimas noticias positivas a favor los pacientes, visitantes y el personal de la institución”, dijo. “Pero yo espero que los medios de comunicaciones nos ayuden a difundir las noticias buenas, que son muchas”, explicó.

Declaró que, consciente de esa realidad, “debemos potencializar esa capacidad para que las buenas noticias también sean conocidas por el público”. Dijo que en los últimos días se publicaron noticias falsas en perjuicio del Cabral y Báez, pero prometió aclarar esas versiones en un próximo encuentro con comunicadores.

Afirmó que, aún así, en la entidad se está trabajando, dentro de las complejidades, pero en una situación de calma. Dijo que todos los servicios están funcionando, aunque admitió que no a la perfección. Dijo que se trata de un Hospital Regional Universitario que le da servicios a las 14 provincias del Cibao.

El director del Cabral y Báez indicó que a ese centro concurren estudiantes de las Universidades Pontificia Católica Madre y Maestra (PUCMM), Tecnológica de Santiago (UTESA), Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI) y Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Informó que ese organismo está en fase de adecuación de los servicios, como es la evaluación del desempeño, la Carta Compromiso y la puesta en ejecución del Modelo Marco Comunicación de Evaluación (CAF), todo dirigido el logro del mejoramiento de la gestión de la calidad. Este trabajo es ejecutado por el MAP.

Declaró que se está en un proceso de discusiones, análisis, consensos y socialización, todo basado en la búsqueda de la calidad de los servicios.

También habló del compromiso de disminuir el índice de mortalidad materno-infantil, como parte de los esfuerzos que hace el Estado. “Estamos comprometidos para que esos índices disminuyan drásticamente”, agregó.

Precisó que se trata de una meta del milenio y un compromiso de Estado. Añadió que es importante que se sepa que el Cabral y Báez está en un proceso de intervención de parte de los organismos de ingeniería del Estado, especialmente de la Oficina Supervisora de Obras del Estado y el Ministerio de Salud para desarrollar un trabajo de reforzamiento de la actual estructura física.

El funcionario explicó que ese proceso de remodelación de la edificación del Cabral y Báez, conlleva a un sistema de modernización y re-equipamiento como parte de un proyecto del Gobierno Central y del Ministerio de Salud Pública.

Dijo que se trabaja para que en los próximos 48 meses, ese centro sea un hospital moderno, debido a las intervenciones, de diferentes géneros, que está desarrollando el Estado para mejorar la calidad de los servicios.