Dirigente denuncia bateyes de
San Pedro viven en la miseria

IVAN SANTANA
SAN PEDRO DE MACORIS.
Un dirigente del Centro Cultural Dominico Haitiano (CCDH), denunció ayer que los residentes en bateyes locales  viven en una situación de miseria que calificó de “preocupante”.

En tal sentido, Roberto Antuán solicitó la intervención del gobierno para hacer frente a las  precariedades que dijo empeoran cada vez más.

Indicó que  muchos de esos bateyes no cuentan siquiera con el servicio de agua potable, se componen mayormente por  casas que están en mal estado al igual que sus  caminos vecinales.

Antuán sostuvo que además no tienen boticas populares que permitan a los habitantes de estas comunidades  comprar sus medicamentos a precios asequibles y con seguridad.

Al explicar las necesidades de los bateyes de esta ciudad, señaló que  en estos  no existen trabajadores sociales que puedan dar una información real al gobierno sobre las condiciones de  esas comunidades.

A su juicio, el gobernador civil doctor Mariano Morla Lluberes,  tiene la obligación de informar al presidente Leonel Fernández de manera concreta sobre la de miseria en que se encuentran sumergidos los bateyes del Consejo Estatal del Azúcar (CEA).

Antuán añadió  que en esos lugares viven  personas envejecientes que en su mayoría no tienen una pensión ni ingresos de ningún tipo.

En ese aspecto consideró que se trata de una situación lamentable, ya que la mayoría de estos inmigrantes  dieron su fuerza en el trabajo en los campos cañeros y  todavía no les ha llegado la mano amiga del gobierno dominicano.

Por otro lado, el dirigente del CCDH consideró  positivo el proyecto de viviendas que ejecuta el Consorcio Vicini en la zona del municipio San José de los Llanos en San Pedro de Macorís, ya que beneficiará a muchos residentes en bateyes que están necesitados.

Dijo que eso es lo que tienen  que hacer las autoridades locales en los demás bateyes, para que sus residentes puedan vivir en mejores condiciones.

En los bateyes.  Las familias viven en barracones y casuchas  de madera que fueron construidas hace más de 40 años.