Dirigente política asesinada por su esposo en La Guáyiga

El pais.En foto Familiares de la madre y amigos y familiares del hombre que mató a su pareja en La Guáyiga.Hoy/Pablo Matos     8-11-2019 la casa de la Victima
El pais.En foto Familiares de la madre y amigos y familiares del hombre que mató a su pareja en La Guáyiga.Hoy/Pablo Matos 8-11-2019 la casa de la Victima

Todavía se desconoce el motivo real, pero vecinos concuerdan en que los celos de su esposo fueron los que le costaron la vida a la dirigente peledeísta Fátima Guzmán Medrano, de 38 años, asesinada de un disparo en la cabeza la madrugada de ayer en su residencia de La Guáyiga, Pedro Brand, donde minutos después el victimario trató de suicidarse de un tiro en la boca. Anoche falleció en el Hospital Darío Contreras.
Humberto de Jesús Bussi, de 49 años, habría tirado del gatillo luego de que Guzmán le comunicara esa misma noche su decisión de mudarse, relató Cinthia Martínez Valdez, vecina de la pareja e íntima amiga de la fallecida de 38 años.
“Él era una persona muy celosa, incluso, cuando Fátima hablaba conmigo en mi casa, él la llamaba para que se fuera a su casa”, relató Martínez con la voz quebrada luego de enterarse del final trágico que tuvo su amiga, quien el pasado martes había vuelto de un viaje de 12 días por los Estados Unidos.
El hecho ha sorprendido a los moradores de La Guáyiga, distrito municipal que Guzmán aspiraba a dirigir, ya que la pareja, que vivía separada bajo el mismo techo tras 18 años de matrimonio, nunca mostró signos de violencia y De Jesús era visto por la comunidad como una persona taciturna y poco conflictiva.
“Era un matrimonio que venía desde abajo, que había adquirido lo poco que tenía a base de unión familiar y trabajo. A él no se le conocía otra mujer y a ella tampoco se le conocía otro hombre”, narró Johnny Martínez, otro de los vecinos que los conocía.
La tragedia deja en la orfandad a una hija de 17 años y uno de 14, quienes quedaron en manos del Ministerio Público.
No sabían de la ruptura. Martínez afirmó que la comunidad desconocía que la pareja estaba viviendo separada en la misma casa, ni siquiera las personas allegadas a De Jesús.
Al preguntársele sobre este particular, la madre del victimario se limitó a decir: “Yo no sé nada”.
Sin embargo, su tía Isabel de Jesús detalló que la pareja “mantenía eso en silencio y no se lo comentaba ni a sus hijos”, pese a que a Humberto con frecuencia su madre le preguntaba qué le pasaba, puesto que parecía triste y solía estar cabizbajo.
Ambos trabajaban en el Ministerio de Interior y Policía, llegando De Jesús a ser inspector en la Dirección de Control de Bebidas Alcohólicas (Coba).
Además, militaban activamente en el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD). De manera particular, Guzmán fue una colaboradora del dirigente Carlos Amarante Baret.
Los restos de Guzmán serán velados en una cancha comunitaria cercana a su casa y luego serán llevados a su natal ciudad de Santiago para ser inhumados.
En un estado delicado. Tras quedar con vida del tiro que se propinó en la boca, Bussi fue llevado al hospital Rodolfo de la Cruz Lora, de donde fue sacado debido al riesgo de que fuera linchado por comunitarios.
De allí fue llevado al hospital Darío Contreras, en Santo Domingo Este, para ser intervenido. Hasta la tarde permanecía en estado delicado en la Unidad de Cuidados Intensivos y murió después de la delicada operación.
Según informaciones extraoficiales, la bala salió por el lóbulo occipital, lo que causó que De Jesús perdiera parte del cerebro.