Dirigentes financieros mundiales buscan  robustecer la economía internacional

WASHINGTON (AFP) – Los principales dirigentes financieros del mundo se reúnen esta semana en Washington en busca de soluciones para una economía mundial que parece encogerse ante la desaceleración del sector inmobiliario en Estados Unidos.

Los tipos de cambio van a animar el debate entre ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del Grupo de los Siete (G7), que se reunirán el viernes, antes de los encuentros de primavera (boreal) del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, en el fin de semana.

“La discusión sobre tipos de cambio probablemente incluirá al yen, al dólar, al euro y al yuan chino”, dijo el viernes el ministro de Finanzas de Japón, Koji Omi.

Pero los países industrializados del G7 —Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón— “no centrarán su atención particularmente en el yen” en esta reunión, dijo Omi en Tokio.

Los ministros del G7 optaron por una actitud relativamente moderada ante el decaimiento del yen en su reunión de febrero en Alemania, a pesar de las preocupaciones europeas sobre la debilidad de la moneda nipona, que está perjudicando a los exportadores de la zona del euro.

Omi dijo que los jefes de finanzas también discutirán la salud de la economía mundial y el futuro del FMI.

El Fondo Monetario Internacional, bajo el comando de su director gerente, el español Rodrigo Rato, está abocado a la reformulación de su papel histórico como prestador de última instancia a los países envueltos en crisis financieras.

Diez años después de la crisis que sacudió las economías asiáticas, se atribuye menos relevancia al papel del FMI para potenciar países emergentes como China, cuya acumulación de vastas reservas de divisas ha tornado a este país menos dependiente de ayuda externa.

En su reunión anual en setiembre, el FMI aumentó el número de votos de China y de otros tres países —Corea del Sur, México y Turquía— pero se ve enfrentado a la intranquilidad que una reforma más profunda despierta en Europa y en países en desarrollo.

El Fondo publicará el miércoles su último informe de Perspectivas de la Economía Mundial, repleto de detalladas previsiones sobre el crecimiento de sus 185 países miembros.

Según un informe del Financial Times Deutschland, el FMI va a pronosticar para Estados Unidos un crecimiento del 2,2% para 2007 y de 2,8% para el año próximo. El crecimiento de ese país en 2006 fue de 3,3%.

El periódico financiero aseguró que el Fondo va a pronosticar un crecimiento mundial del 4,9% para este año y del 4,8% para el año próximo.

El nuevo economista jefe del FMI, Simon Johnson, cree que Estados Unidos va a sortear la amenaza de recesión y “volver a crecer rápidamente” del actual retroceso del mercado inmobiliario, mientras el resto de la economía se mantiene en buena forma.

“Si Estados Unidos estornuda, uno se preocupa de que otras partes del mundo puedan resfriarse. Pero por el momento el resto del mundo goza de buena salud”, dijo Johnson la semana pasada en una conferencia.