DNCD ha despedido a 5 mil por mala conducta

http://hoy.com.do/image/article/338/460x390/0/566DBA99-A1AE-4704-89A8-D1E28204269A.jpeg

En los últimos 23 meses, la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) ha botado de la entidad a cinco mil  miembros por tener vínculos con el narcotráfico y por cometer otros  delitos.

Al dar la información, el  presidente de la DNCD, mayor general Rafael  Ramírez Ferreira,  informó que las expulsiones se produjeron en medio de un  proceso de “depuración y adecentamiento”, puesto en marcha en la institución a raíz de su designación hace casi dos años.

Ramírez Ferreira denunció además, que investigaciones internas realizadas por la DNCD han revelado que  muchos  agentes “protegen a personas ligadas al microtráfico”, aunque aseguró que cuando esas acciones han sido descubiertas, se ha actuado sin miramientos.

“Inmediatamente hemos procedido a expulsar y a someter a la justicia a los responsables”, declaró  Ramírez Ferreira.

Explicó que muchas de las expulsiones están motivadas en el nexo, que de alguna manera mantienen los miembros de la institución con sujetos involucrados en drogas.

“Muchos otros, en cambio, nada han tenido que ver con drogas, sino que han sido separados de la DNCD y devueltos a sus instituciones por no adaptarse a nuestra filosofía de trabajo”, dijo Ramírez Ferreira.

Asimismo, el presidente de la DNCD, declaró que “otros agentes han sido expulsados por negligencia, mala conducta y por no observar la postura correcta que debe primar en un miembro de las Fuerzas Armadas o de la Policía, para desempeñar funciones en instituciones de este tipo”.

El presidente de la entidad antinarcóticos criticó, que algunos sectores quieran satanizar a las  Fuerzas Armadas y a la Policía, tratando de hacer creer  que  son  corruptos.

Tienen escrúpulos
El presidente de la DNCD, defendió a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional, al afirmar que existen sectores que creen que los hombres y mujeres de los institutos castrenses no tienen escrúpulos.  “Eso es absolutamente incierto”, dijo.  Indicó que los miembros de la institución, en su mayoría, se la juegan desde que salen a las calles a cumplir su misión y que no se les puede juzgar con la misma vara a todos, aunque  algunos incumplan.