DOBLE VÍA
Autos con personalidad Jaguar XK: garras de felino

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/ED8649A5-E2E2-47E6-97A4-CF8630045FB2.jpeg

POR MAURICIO FRIGATI
Con un diseño moderno y atractivo, el rutilante felino destaca, por delante de otros argumentos, en adoptar el aluminio como material base para su fabricación. Esta solución le permite ser mucho más ligero que sus teóricos rivales y superarlos en prestaciones. Su imponente belleza nace del escultural prototipo “Avanced Lightweight Coupé” presentado en Detroit 2005. Superficies limpias e imagen musculosas son las que mejor definen su carácter deportivo. Las líneas puras convergen en un estilo coupé clásico de alargado bonete, parabrisas inclinado y novedoso portón trasero.

Independientemente de su atractiva estética, el elemento clave de la nueva línea del XK es la exclusiva e innovadora construcción de aluminio del chasis. Con esta tecnología no sólo se ha conseguido una rigidez superior en un 31% a la de su predecesor, sino también una sustancial ligereza de peso: 3.509 libras frente a las 3.663 de su antecesor. Por ende, y por el mismo motivo, dispone ahora de una mejor relación peso/potencia que el modelo a que sustituye, lo que supone una notable mejora de sus prestaciones.

Frente a su antecesor crece en tamaño. La longitud aumenta en 30 milímetros hasta alcanzar los 4,79 metros, mientras que la altura se incrementa en algo menos de 26 milímetros, sobrepasando ahora los 1,32 metros. La anchura, incluidos los retrovisores exteriores, es ahora de 2,07 metros.

Elegante interior

En el interior, marcado por una presentación limpia, sencilla y actual, se mantiene la configuración 2+2. El funcional cuadro de instrumentos, con dos relojes circulares que enmarcan una pantalla multifunción de cristal líquido, es practico y de muy fácil lectura. En la consola central se sitúa otra pantalla de funcionamiento táctil, que permite la selección de los controles de climatización, sonido, navegación, teléfono, etc.

Señorial mecánica

El motor que anima a este nuevo felino es el conocido bloque de ocho cilindros en V y 4,200 cc. Con un torque motor de 411 Nm a 4,100 revoluciones, este propulsor entrega una potencia de 300 CV a 6,000 rpm. La tracción es trasera y la caja de cambios es automática-secuencial de seis velocidades. Es la primera vez que un Jaguar equipa este sistema, que poco a poco, se va generalizando en todos los modelos de cualidades deportivas. Tales características se traducen en unas prestaciones destacables: 6,2 segundos de 0 a 100 km/h -2 décimas menos que su antecesor- y 14,4 segundos para cubrir el _ de milla. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h. Aunque para este segmento de los grandes coupé de lujo las máximas prestaciones no son las cualidades más importantes para sus propietarios.

Distinción

Lo que si cuenta, y mucho, es la imagen que expresa. A la distinción intrínseca de la marca, se une esta vez la exclusividad y ventajas de su estructura de aluminio. El monocasco ligero proporciona grandes ventajas en términos de peso y resistencia, aprovechando esas ventajas para unas prestaciones deportivas verdaderamente brillantes.

En cuanto a frenos, dispone de discos ventilados complementados con ABS, EBD (distribución electrónica de control de frenado) y asistencia a la frenada de emergencia (HBA). El freno de mano es electrónico.

Mucha seguridad

A falta de ponernos a los mandos y probarlo, lo que parece claro es que en la firma británica han trabajado muy bien sobre el nuevo modelo. Prueba de ello es la preocupación por la seguridad de la que hace gala este XK. Cuatro son las bolsas de aire “airbags” que dispone, además de reposacabezas dinámicos, control de crucero, control de presión de neumáticos, control de tracción TCS, control dinámico de estabilidad DSC, e iluminación activa en curvas. El arranque del motor se efectúa sin necesidad de llave.