Mario García Alvarado, olvidado y desconocido

Mario García Alvarado, olvidado y  desconocido

Calle Mario García Alvarado en el ensanche Quisqueya

“El doctor García Alvarado llegó caminando a la clínica Gómez Patiño, pero expiró poco después en la sala de emergencia. Venía padeciendo desde hace varios meses de dolencias cardíacas, por lo que estaba bajo tratamiento médico”. Sufrió un ataque al corazón.

El dato aparece consignado en el Listín Diario del 6 de noviembre de 1981, un día después del deceso inesperado de Mario García Alvarado, a los 50 años de edad. Entonces se desempeñaba como subsecretario de Estado de Trabajo, aunque en ocasiones presidió la institución de forma interina en ausencia de su titular, César Estrella Sadhalá.

Pero entre los méritos principales de este hombre olvidado y prácticamente desconocido está el haber sido abogado de los humildes que no tenían con qué pagar su defensa ante las injusticias.

Se distinguió, además, como incansable defensor de los derechos humanos y, antes de ser funcionario en el gobierno de Antonio Guzmán, “desplegó una intensa labor gratuita en los tribunales de justicia defendiendo a los perseguidos políticos antes y durante el gobierno de los 12 Años” de Joaquín Balaguer, consignó HOY al reseñar la inauguración de la calle que lleva su nombre.

Fue combatiente de la Revolución de Abril de 1965 y sobrevivió a la batalla del hotel Matum, de Santiago.

En su posición gubernamental sobresalió “como un excelente mediador en los conflictos laborales”.

Es extraño que García Alvarado no sea recordado ni siquiera por viejos compañeros del Partido Revolucionario Dominicano, PRD, consultados para este trabajo, ya que él estuvo entre los fundadores del Comité Ejecutivo de esa organización y era inseparable amigo de José Francisco Peña Gómez, con quien compartió vivienda durante un tiempo en la calle Palo Hincado.

El fogoso líder fue quien despidió el duelo, en el cementerio Cristo Redentor, y describió la muerte del jurista como “una puñalada en el corazón de todos los perredeístas”. Enfatizó que el fenecido y él se desvelaban trazando los proyectos que “seguiría el PRD en su ruta hacia el poder”.

Por su valía, García Alvarado fue nombrado Miembro Vitalicio del Comité Ejecutivo Nacional del PRD y estuvo en él hasta su muerte.

El reconocido periodista Luis José Chávez, quien junto a Mario Rivadulla y otros comunicadores propuso la designación de la vía, recuerda a Mario como “un hombre del círculo estrecho” de Peña Gómez, “y uno de los robles notables del PRD durante los primeros tramos de la lucha por el cambio y las gestiones de gobierno de Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco”.

Sin embargo, agregó que “siempre fue una persona de bajo perfil”.

Chávez habló sobre García Alvarado en la inauguración de la calle, en su condición de secretario general del Ayuntamiento del Distrito Nacional.

“No conoció la demagogia”. Solo a través de un artículo de José Antonio Núñez Fernández, publicado en HOY, se pudieron conocer rasgos personales de Mario García Alvarado quien aparentemente realizaba discretamente sus labores sociales y ejercía sus representaciones legales gratuitas. Eran inseparables.

“Siempre estaba en actitud bonancible de servicio, no agraviaba jamás a nadie, era una fuente de amistad, de aguas puras y cristalinas”, escribió.

Puede leer: El admirado y recordado doctor Félix María Goico

Añadió que no tomaba en cuenta las ofensas y que su corazón bondadoso eternamente se manifestaba como un relicario de entendimientos y perdones.

“Fue político, pero no conoció la demagogia, porque era poeta y muy humano. Fue abogado de los sin fortuna”, aseveró Núñez Fernández, que también habla de la casi hermandad existente entre García Alvarado y Peña Gómez, de las tertulias que frecuentaban, donde “Mario era el alma musical, el alma cantarina de los encuentros…”. Además, tocaba guitarra.

No apareció quien ofreciera otras referencias. No se sabe cuándo y dónde nació, quiénes fueron sus padres, en cuáles escuelas y universidades estudió. Nadie facilitó una foto familiar ni informó si dejó descendencia.

Apunta Núñez que García fue gobernador de San Francisco de Macorís en el gobierno de Juan Bosch y que nació en 1931. Estuvo casado con Sonia Evelia Pagán.

La calle

Por resolución del Ayuntamiento del Distrito Nacional de 2000 se designó con el nombre de Mario García Alvarado la antigua “calle 12” del ensanche Quisqueya.

Publicaciones Relacionadas