Dolor torácico en los servicios de urgencias, cada vez más

Dolor torácico en los servicios de urgencias, cada vez más

Uno de los síntomas que más inquietan a los profesionales de los servicios de urgencias es el dolor torácico, los cuales se centran en el reconocimiento inmediato y la exclusión de las causas de dolor torácico que puede poner en peligro la vida del paciente.

Esta patología representa aproximadamente 7,6 millones de visitas anuales a los servicios de urgencias (SU) en los Estados Unidos, por lo que el dolor torácico se considera la segunda queja más común de los servicios de urgencias.

En nuestro país representa del 5 al 20 % en cuanto a las visitas a sala de urgencias. Su etiología puede ser de lo más variopinta y va desde un dolor banal a ser la expresión de una enfermedad con elevada morbimortalidad.

Un buen juicio clínico y el interés continuado por descartar todas aquellas enfermedades que pueden ser mortales conlleva una buena praxis médica.

El dolor torácico se define como la presencia de dolor o molestia anómala localizada en el tórax, entre el diafragma y la base del cuello. Generalmente, se origina en alguno de los órganos del tórax (corazón, aorta, mediastino, pleura pulmón o esófago), o en alguno de los componentes de la pared del tórax (piel, músculos, huesos).

Puede leer: Peso Ideal, cinco aciertos y cinco errores

De manera ocasional, órganos cercanos pueden ocasionar dolor en el tórax, como sería el dolor en la vesícula biliar o el estómago. La dificultad en el diagnóstico de estos síntomas radica en algunos puntos como son los siguientes:

Existen muchas estructuras que están inervadas por fibras sensitivas correspondientes al mismo nivel medular.

La correlación entre la intensidad del dolor y su gravedad es mala y totalmente subjetiva, y el electrocardiograma puede estar solo alterado cuando el paciente tiene dolor y un 25% de los ECG que se ven en urgencias son normales y con posterioridad el paciente demanda nueva asistencia por un infarto agudo de miocardio.

¿Qué hacer ante un dolor torácico?

Ante la llegada de un enfermo con dolor torácico a los servicios de urgencias (SU) la valoración inicial irá orientada a discernir si la etiología de este síntoma supone algún riesgo vital o no para el paciente, descartando las causas que comprometen la vida del paciente hasta la estabilización del mismo tanto de las vías respiratoria como de la circulación.

En la mayoría de los casos esto puede realizarse mediante la anamnesis y la exploración física apoyada en pruebas diagnósticas.

Los problemas que amenazan la vida se tratan de inmediato, sin demora siempre apoyando nuestras sospechas diagnósticas con la realización de prueba del laboratorios e imágenes.

Cualquier paciente con dolor torácico agudo en riesgo de una enfermedad potencialmente mortal se coloca en un monitor cardíaco y se le administra oxígeno suplementario si es necesario mientras se establece el acceso intravenoso.

Le puede interesar: Pacientes con cáncer renal podrán tratar enfermedad con nuevos tratamientos

A su vez se realiza un electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones. Debe estar realizado e interpretado dentro de los primeros 10 minutos de la atención para descartar patologías cardíacas que deban ser llevada a sala de cateterismo dentro de los primeros 90 minutos como es el caso de un infarto agudo al miocardio con elevación del segmento ST.

Con el resultado del ECG podemos estratificar el dolor torácico de bajo o alto grado y proceder a realizar estudios y analíticas complementarias, las cuales pueden incluir estudio de imágenes que pueden ir desde una radiografía de tórax (CXR) hasta una angiotomografía, dependiendo cuál sea el diagnóstico presuntivo que nos estemos planteando, recordando que los estudios tanto de laboratorio como de imágenes son para confirmar o descartar nuestros diagnósticos.

Es muy importante recoger información sobre los factores de riesgo del paciente que pueden asociarse a una enfermedad coronaria (edad, sexo, diabetes, hiperlipemia, hipertensión, tabaquismo, consumo de cocaína, antecedentes de cardiopatía isquémica).

Doctora Aurora Mena,
Emergencióloga del Hospital General de la Plaza de la Salud (HGPS).

Preguntas frecuentes

  1. En caso de un dolor torácico, ¿qué debo hacer?
    Es necesario acudir a una sala de urgencia donde será evaluado por un personal capacitado, realizando una historia clínica cuidadosa, un adecuado examen físico, tomar muestras de sangre para la realización de exámenes de laboratorio y, fundamental en el momento de los síntomas, un electrocardiograma de 12 derivaciones, que ayudará al médico a estratificar el riesgo del paciente.
  2. ¿Todos los dolores torácicos significan que tengo un infarto?
    No, existen muchas patologías que se presentan con dicha sintomatología que van a varias desde una costocodritis, como neumonía, patologías del esófago.
  3. ¿Cuáles factores puedo modificar para prevenir patologías coronarias?
    Fumar o uso de otro tabaco, obesidad (obesidad abdominal), estrés psicosocial, vida sedentaria y o falta de ejercicios, pobre higiene oral, entre otras.
  4. ¿Cuáles son las causas de dolor torácico?
    Cardiovasculares (anginas, aisección aorta, miocarditis, pericarditis)
    No cardíacas: digestivas como la pancreatitis, úlceras pépticas. Respiratorias, musculares como costocondritis, la ansiedad.

Glosario médico

Dolor torácico: Es la presencia de dolor o molestia anómala localizada en el tórax, entre el diafragma y la base del cuello

Paciente: Usuario que sufre de dolor y malestar y que solicita asistencia médica, sometido a cuidados profesionales para mejorar su salud.

Electrocardiograma: Registro de las señales eléctricas del corazón.