Domínguez Brito advierte no se negociará desalojo agrícola Valle Nuevo

Francisco Domínguez Brito

El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, advirtió ayer que el diálogo con los productores agrícolas de Valle Nuevo no está condicionado a la explotación agrícola en el área protegida.
Sostuvo que la decisión sobre Valle Nuevo es irreversible, por tanto en el área no puede haber agricultura.
Precisó que el diálogo con los campesinos se mantiene y que la prioridad son las comunidades del Castillo y La Siberia, aunque reiteró que no está condicionado a permitir la explotación agrícola en la zona. “La decisión de Valle Nuevo es irreversible y ahí no puede haber agricultura”, dijo Domínguez Brito al ser abordado durante un recorrido por la presa de Valdesia junto al ministro de Agricultura, Angel Estévez, y el director de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), Alejandro Montás. Domínguez Brito recordó que una buena parte del agua que se consume en Santo Domingo procede de Valle Nuevo, por lo que su preservación no tiene vuelta atrás.

Gracias a este diálogo, los campesinos suspendieron una marcha que habían programado para el jueves pasado hacia el Palacio Nacional, en reclamo de que les busquen una solución.
Respecto a ellos, Domínguez Brito dijo el 70% ha salido por su cuenta de las plantaciones. Indicó que en las comunidades donde se cultivaban tierras de papa, zanahoria, fresas y flores las familias dejaron la siembra.
Mientras tanto, las 50 familias que viven en casuchas en la comunidad de Los Castillos esperan por la promesa del ministro de llevar a los desplazados a otros lugares donde puedan realizar su siembra. Sobre el particular, Domínguez Brito informó que trabajan en eso. No precisó lugares o fecha de traslado. Los campesinos desconocen el rumbo que tomarán cuando se inicie el proceso de desalojo.
Humedales. El ministro de Medio Ambiente informó, además, que revisa la denuncia de juntas de vecinos de Santo Domingo Norte de que terrenos dentro de Los Humedales del Ozama están siendo vendidos por particulares. Aclaró que en áreas protegidas no hay ventas porque ni siquiera el régimen inmobiliario lo permite.