Domínguez Brito condena incidentes ocurridos en Hatillo Palma contra haitianos

El procurador Francisco Dominguez Brito. Hoy/Arismendy Lora. Archivo
El procurador Francisco Dominguez Brito. Hoy/Arismendy Lora. Archivo

El procurador general de la República expresó hoy preocupación por los incidentes ocurridos en Hatillo Palma, provincia Monte Cristi, donde además de la muerte de un hombre de nacionalidad haitiana acusado de violación, se han escenificado persecuciones contra indocumentados de la vecina nación con fines de expulsarlos.

“Deseo hacer llegar condolencias a los familiares y allegados de las víctimas y hacemos un llamado a la serenidad y la calma”, dijo Domínguez Brito.

Indicó que han dado seguimiento permanente “a los desafortunados hechos que se han suscitado en los últimos días en Hatillo Palma y hemos dispuesto las investigaciones pertinentes para esclarecer lo sucedido y que permitan determinar responsabilidades para quienes han violado la ley”.

Asimismo, hizo un llamado a las autoridades de la provincia a actuar con madurez y a tener presente que el país debe preservar el estado de derecho y la institucionalidad, “por lo que no le corresponde a ningún dominicano o dominicana tomar la justicia por su propia mano ni incitar a tal cosa”.

“Quien así pretenda actuar, será llevado a la justicia, sin contemplación. Pretender desencadenar procesos incivilizados como estos, atentan contra los principios de convivencia más elementales”.

Domínguez Brito reiteró que cualquier persona que ejecute vías de hecho o disponga por sí mismo desalojos, detenciones arbitrarias, agresiones físicas a nacionales o extranjeros, será sometidos a la acción de la justicia.

“Lo mismo aplica aquellos que siendo responsables de velar por la seguridad y la paz pública como autoridad civil, policial o militar, permitan, consientan o instiguen públicamente a que tales cosas se lleven a cabo”, dijo.

Garantizó que el Gobierno velará para que quienes violen la ley “reciban sanciones ejemplares para evitar la repetición de estas inconductas que no reflejan la naturaleza pacífica, solidaria y decorosa de todos los y las dominicanas”.