Doña Esther no para de llorar a su hija perdida

Doña Esther no para de llorar a su hija perdida

Elizabeth Peña, joven desaparecida.

Doña Esther no cesa de llorar. Su hija Elizabeth Peña lleva semanas desaparecida luego de que salió con una amiga a “conseguir unos pesos o dólares con la prostitución” en el sector El Batey de este municipio.
“Estoy destrozada, necesito que me ayuden a encontrarla», exclama.

Con este caso aumentan las desapariciones que desde 2018 han ocurrido con jóvenes que llegan de todo el país a este enclave turístico para ejercer el oficio.

Elizabeth Peña, madre soltera con tres hijos de 7, 8 y 13 años, residente en el sector Padre Las Casas, Puerto Plata, salió con su amiga Mariela a “buscarsela” con los turistas , pero aún no llega a su casa.

Su hermana Jennifer dijo a HOY que las autoridades policiales muestran poco interés en resolver este caso, incluso apenas “nos han hecho hecho algunas preguntas y más nada”.

Indicó que las chicas fueron vistas cuando abordaron una yipeta blanca desde la parte frontal de un negocio de prostitución que maneja “Chelo” en El Batey y desde entonces no «sabemos del paradero de Elizabeth”.

Reveló que en dos ocasiones “nuestra madre ha recibido llamadas desde el teléfono de nuestra hermana de parte de una persona, cuya voz no hemos identificado, que nos ha informado que está muerta, pero no revela en qué parte está su cadáver».

Puede leer: No hay posibilidad de incluir el aborto en el Código Penal

Más casos en esta zona

Otro caso es el de Carli Franchesca Guzmán, la hija de Rosmey Rochet, vicealcaldesa de Pizarrete, Peravia , desaparecida en septiembre de 2021. La madre narró que la última vez que hablaron fue en febrero de ese año, luego de que llegó a Sosúa a prostituirse.

Reportes periodísticos establecen que desapareció tras discutir en el lobby de uno de los casinos.

También el año pasado fue reportada la desaparición de Zuleyka Scarla Juma, de 20 años. Era del distrito de Veragua, Gaspar Hernández.

La madre, Yolanda Butten, expuso que hacia vida normal en su comunidad, pero optó por prostituirse en El Batey, en la calle Pedro Clisante, donde interactúan los extranjeros.

“Sus dos hijos menores y nosotros no sabemos de su paradero». El caso más comentado es el ocurrido en 2019 a la estudiante Zaida Yamali Rosario Paniagua, de 29 años.

Publicaciones Relacionadas