Dore estima impulsan idea unificar con Haití

POR MANUEL JIMENEZ
Carlos Dore Cabral, director de Análisis, Programación y Estrategia de la Presidencia, descalificó ayer los indicadores utilizados por el Fondo para La Paz para declarar al país como Estado “fallido” y advirtió que esta calificación puede tener el propósito de dar fuerza a la idea de unificar Haití y República Dominicana.

Dore Cabral, hablando en rueda de prensa en el Palacio Nacional, sostuvo que el Fondo para la Paz, al que ubica dentro de “la nueva derecha de Estados Unidos”, está impulsado por sectores políticos internacionales que buscan igualar la República Dominicana con Haití y de esa manera dar fuerza a una idea nunca oficialmente planteada, como es la fusión de la isla Hispaniola.

Sostuvo, incluso, que esta idea ha tomado fuerza en estos días, debido a las declaraciones del canciller de Haití, Herald Abraham, de que a las dificultades que enfrentan ambos países se les deben buscar soluciones comunes.

Recordó, además, que el actual primer ministro haitiano se expresó en iguales términos en el año 1991, cuando era funcionario de la Organización de las Naciones Unidas, ONU.

Dore Cabral, un cercano colaborador del presidente Leonel Fernández, observó, además, que esta calificación tiene otra implicación más concreta y  que se estaría tratando de influir sobre potenciales inversionistas y sobre las instituciones internacionales, mundiales y regionales, así como sobre los países con lo que República Dominicana tiene relaciones.

Respaldó también la advertencia del presidente Fernández de que con esto se estaría planteando la posibilidad de que las naciones más desarrolladas del mundo intervengan República Dominicana “para entonces construir o reconstruir un Estado fracasado”.

Dore Cabral calificó de “justa y enérgica” la advertencia del presidente Fernández de que el gobierno y la nación no aceptarán ningún tipo de intervención bajo el pretexto que sea.

Dore Cabral, en un amplio documento, sostiene que carece de rigor científico la investigación realizada por el Fondo para la Paz, con sede en Washington, para incluir  la República Dominicana con el número 19 dentro de 60 Estados “fallidos” en todo el mundo.

Dice que para llegar a estas conclusiones la entidad se apoyó solamente en fuentes periodísticas, dejando de lado miles y miles de fuentes científicas y académicas nacionales e internacionales, así como otros miles de organismos privados.

“Ellos no utilizaron ninguno de los métodos y técnicas probadas de investigación como observación, observación de participantes, entrevistas, entrevistas a profundidad, grupos focales, análisis de percepciones y encuestas, sino que se limitaron a usar un software, que si bien es también un elemento importante, es igualmente incapaz de llegar por sí mismo a conclusiones validas en cualquier tema”, sostiene Dore Cabral.

Señala que sólo un procedimiento de investigación tan pedestre, apartado de las reglas de las ciencias sociales, explica que pueda calificarse como Estado “fallido”  a un país que hace apenas cinco años se encontraba a la cabeza del crecimiento económico de su región y el mundo y que durante un largo período anterior se mantuvo en constante crecimiento.

Expresa que el informe registra datos “tan absolutamente equivocados” como que “la República Dominicana tiene uno de los puntuales más alto de huida de personas con un 8.5 por ciento, mientras Haití tiene uno de los más bajos, con 3.4 por ciento”.

Dore Cabral destaca que el informe menciona también a República Dominicana con una situación de violación a los derechos humanos más alta, incluso, que en el Congo, donde han muerto alrededor de 3.5 millones de personas debido a las guerras, y que Sudán, Ruanda y Liberia e igual que en Costa de Marfil, el Chad, Birmania, Cuba, Rusia y Laos.

Dore Cabral destaca que en cuanto a los servicios públicos, los dominicanos, según el informe, son tan malos como los que existen en Haití y peores que los de Ruanda y Sudán.

El director de la Oficina de Información, Análisis, Programación y Estrategia de la Presidencia, sostiene que estos resultados son totalmente equivocados y distintos a las estadísticas que manejan organismos internacionales como las  Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y Satatical Year Book For Latin America And The Caribbean.

Cree importante destacar que con la idea de la fusión, los únicos que se beneficiarían son los países desarrollados y altamente desarrollados que desde la época de la colonia condicionaron el desarrollo de las dos naciones que ocupan la Hispaniola, así como  el país que en la época neo-colonial los ocupó militarmente a ambos, a inicio del siglo XX.