Dos años de Gobierno: balance y perspectivas

Dos años de Gobierno:  balance y perspectivas

César Pérez

El balance de cualquier experiencia, sobre todo si es de Gobierno, si no sitúa en primer lugar el contexto en que esta ha discurrido induce a yerros desde el punto de vista analítico y político. Este Gobierno fue electo, se instaló y ha discurrido en medio de una pandemia y en ella ha iniciado su segunda mitad, por lo que gestionar esa adversa circunstancia ha sido su mayor responsabilidad social, política y económica cuyo balance es globalmente positivo, según datos consistentes. Pero, para un más objetivo conocimiento de cómo han discurrido los dos primeros años del gobierno es necesario reflexionar sobre algunas cuestiones negativos y/o positivos que podrían determinar su desempeño en los años que le restan o su eventual continuidad más allá del 24.

En medicamentos, los programas FASE, Quédate en casa, Supérate y subsidios para enfrentar la pandemia, el Gobierno invirtió en todo el 2021 hasta febrero del 22, un 3.96% de PBI. Cierto que a esto contribuyeron los préstamos e incremento de remesas enviadas por diáspora RD en EEUU, pero también aportó el ahorro hecho por el Gobierno poniéndole freno al prebendalismo en diversas instituciones del Estado y desmantelando estructuras de corrupción creadas en el anterior Gobierno, lo cual ha posibilitado una rápida recuperación de la economía. A eso se suma la creación de mecanismos de control en algunos ministerios, la nueva función de la Dirección General de Contrataciones Públicas y Procuraduría General.

Le puede interesar: Ariel Jiménez a Abinader: «Las buenas noticias sin mentiras se ven mejor»

Pero se mantienen las indefiniciones en los temas de las tres causales, en los sectores eléctricos, del transporte, del territorio y urbana, el migratorio y los odiosos barrilitos el absurdo de la exagerada publicidad de instituciones del Estado, y de algunos organismos descentralizados y de ministerios. Persiste la percepción de que al gobierno le ha faltado cohesión, porque muchos funcionarios que han saltado de sus cargos, destacándose los casos de los dos últimos ministros que, de hecho, han sido removidos de sus cargos: Macarrulla de la Presidencia y Furcal de Edicación.

El primero, ahora envuelto en caso Medusa y antes en el escándalo del cuasi regalo que le hizo el expresidente Fernández de casi 500 mil metros cuadrados, con base naval dentro, en la ría del Ozama y de altísimo valor inmobiliario y estratégico. Sin embargo, muchos funcionarios, incluyendo al Presidente, mantienen la subjetividad y la voluntad de cambiar taras ancestrales que acogotan esta sociedad, pero tienen que volver al embrujo del proceso electoral. Si así lo hiciese, sus perspectivas serían de terminar esencialmente bien, y materializar su ilusión del 2024.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas