Dos economistas enumeran principales desafíos para 2016

Dibujo

Los principales desafíos del país para el 2016 son el endeudamiento, el pacto fiscal y la tentación que puede generar un desbordamiento del gasto público, señalaron los economistas Pavel Isa Contreras y Miguel Collado Di Franco.

Un primer desafío, según Isa Contreras, es impulsar políticas de desarrollo productivo que creen empleos y transformen las empresas en organizaciones más modernas y competitivas.

El segundo, a su juicio, es reducir la desigualdad y la pobreza, en especial la pobreza extrema. Eso significa tener una política más robusta en seguridad social, mejorar la calidad de la educación y fortalecer los programas sociales que rompen con la transmisión intergeneracional de la pobreza y la desigualdad.El tercero, plantea,

consiste en avanzar de manera más clara y decidida hacia lograr una transformación del fisco, de manera que se logre mejorar la calidad del gasto público y que las finanzas públicas sean más sostenibles y se reduzcan las demandas por créditos.

El cuarto reto es reducir la corrupción y acabar con la impunidad. Solo de esa manera, dijo, el Estado pudiera tener la legitimidad para impulsar el resto de las políticas.

“Siempre que sea un año electoral, siempre existen amenazas al gasto público. Como desafío puntual estaría resistir las presiones para aumentar el gasto público en un contexto electoral”, manifestó.

De su lado, Collado Di Franco, economista senior del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CRESS), dijo que el principal desafío para el 2016 es fiscal, ya que este año es un año de elecciones, donde se disputarán más de 4,200 puestos.
Recordó que en las elecciones presidenciales del 2008, el gastó público subió en un 28% y en el 2012 creció un 40%.

“El año próximo debe evitarse a toda costa que las situaciones como las anteriores se produzcan en el gasto público. Para que no siga aumentando el endeudamiento”, dijo.
Cree que el país necesita emprender reformas estructurales, como la firma de un pacto fiscal, el cual debió haberse realizado en este año y entiende que se realizará en el 2016.