Dos querellas más Bancrédito

Otras dos querellas fueron presentadas ayer contra los ejecutivos del desaparecido Banco Nacional de Crédito (BANCREDITO), que reclaman la devolución de $888,478.85 que tenían depositados en certificados financieros en esa entidad bancaria, una de ellas interpuesta por el director del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), Julio Suero Marranzini.

Los expedientes contra Máximo Pellerano Peña, Arturo Pellerano Peña, Juan Felipe Mendoza, Rosangela Pellerano, Marina Garrigó, Libertad Rosado, Raisa Gil de Fondeur, Giselle Rodríguez, Cruz María Fernando Abreu, Jean Charles de Mondesert, Wilfrido Flores Santos y Maribel Marmolejos, fueron depositados ante la jueza coordinadora de los Juzgados de Instrucción y la presidencia de la Cámara Penal del Distrito Nacional, respectivamente en materia criminal y correccional.

Contra los ejecutivos de la entidad bancaria han sido interpuestas más de cinco querellas, entre ellas la del Banco Central y la Superintendencia de Bancos, cuya estafa asciende presuntamente a más de 20 mil millones de pesos, así como la presentada de manera separada por varios ahorrantes, incluyendo dos orientales chinos, que supera los 40 millones de dólares.

El director de la CAASD y su esposa Agnes Gilda Pimentel se querellaron con constitución en parte civil, a través de sus abogados César Pina Toribio y Franklin Lithgow Ortega, por estafa y abuso de confianza.

La instancia depositada por el funcionario establece que el 14 de marzo del pasado año depositó en BANCREDITO $226.854.52 y que en mayo del mismo año, hizo otro deposito de $561,624.33, y que no obstante, a que dichos certificados de deposito contenían sendas cláusulas de redención inmediata no fueron cumplidas cuando se le requirió mediante comunicación del pasado 7 de noviembre.

Sostiene el sometimiento que las personas que figuran en la querella realizaron diligencias, actuaciones y maniobras a los fines de persuadir a los querellantes a realizar la inversión en la razón social GFN capital Corporation, sobre la aseveración de supuestas seguridades derivadas de tal inversión, ocultando circunstancias por las que atravesaba la empresa haciendo creer la existencia de créditos imaginarios o de una solvencia que no tenía a la fecha de las operaciones a la que se contrae la presente actuación.

En tanto que la otra querella depositada a la presidencia de la Cámara Penal fue interpuesta por Víctor Abreu García y María Magdalena Carrera Morla, a través de sus abogados Teobaldo Durán Alvarez y Manuel Sierra Pérez.

Abreu García y Cabrera Morla sostienen que eran ahorrantes de BANCREDITO desde hace alrededor de 15 años, y que tenían acumulados en la actualidad US$100,000.00, inspirados en la confianza y solidez que vendían y publicaban los ejecutivos de la entidad bancaria en los medios de comunicación.