Dove: la belleza en otra dimensión

POR DONALD ROWLAND
Una vez más se comprueba que cuando se quiere lograr impacto y efectividad en el trabajo publicitario la mejor forma de alcanzarlo es alejándose de lo tradicional, común y corriente y basando la creatividad en el aprovechamiento de tendencias y líneas innovadoras en el campo de la comunicación comercial.

Esto es lo que ha venido logrando la mundialmente reconocida marca DOVE de productos para la belleza de la mujer con su campaña por la Real Belleza, que ha roto con el esquema tradicional que ha seguido la categoría al presentar este tipo de productos, orientando su línea creativa hacia el concepto de la autoestima y la reafirmación de la identidad femenina, rompiendo con el socorrido recurso del sentimiento de lo aspiracional.

La dirección creativa de la agencia Ogilvy obtuvo el concepto al analizar el estudio global que se llevó a cabo acerca de la verdad sobre la real belleza, conducido mediante encuestas a 3,200 mujeres en Argentina, Brasil, Canadá, Francia, Italia, Japón, los Países Bajos, Portugal, Gran Bretaña y América. En el estudio tan solo el dos por ciento de las mujeres se consideró bella. Mientras que el cinco por ciento se sintió confortable, describiéndose a sí mismas como bonitas y nueve por ciento se sintió bien, describiéndose como atractivas.

El estudio arrojó el dato de que las mujeres estaban preocupadas de que las modelos en los anuncios de belleza de hecho no utilizan los productos que estaban promoviendo, y éstas se sentían más cómodas consigo mismas cuando veían mujeres en la publicidad con figuras similares a las suyas. El sesenta y ocho por ciento estuvo de acuerdo en que los medios y la publicidad crean un estándar irreal de la belleza que la mayoría de las mujeres no pueden lograr.

La primera campaña que se llevó a cabo utilizando esta dirección creativa se lanzó en Londres al año pasado con una curvilínea mujer en ropa interior blanca anunciando la Loción reafirmante, y esta y las campañas posteriores impulsaron las ventas de este producto en 700 por ciento en el Reino Unido.

Lo interesante resultó ser que ninguna de las mujeres en estos anuncios eran modelos profesionales. Se reclutaron en las calles y mediante avisos en revistas diciendo que se buscaban “mujeres positivas que disfrutaban sus curvas”, de este modo aparecieron Joanna Cook, Coralie Rose, Sulveste Molyneaux, Stella Page, Emma Darwhish y Linda Di Maria, en ropa interior blanca en anuncios impresos y de televisión a través de toda Europa.

Debido a la gran recepción del público generado por el anuncio, las mujeres participantes en la campaña crearon un poster de su propiedad que se encuentra en una valla en el exterior de su oficina en Kingston, Reino Unido. Expandiéndose el concepto con gran éxito en prácticamente todos los mercados del mundo.

REMESAS EN DÓLARES.  PILAR DE LA  ECONOMÍA DOMINICANA

Nuestro país, con una población estimada en 8 millones de habitantes, es el cuarto mercado de la región por volumen de remesas, detrás de México, Brasil y Colombia, y el tercero por remesas per cápita, luego de Jamaica y El Salvador.

Más de 2.700 millones de dólares en remesas llegaron a familias en República Dominicana el año pasado, enviados por parientes radicados en el extranjero. De ese monto, unos 1.600 millones de dólares (61 por ciento) llego de Estados Unidos; 875 millones de dólares (28 por ciento) de Europa, 240 millones de dólares (9 por ciento) de Puerto Rico y el resto de Canadá y varios países latinoamericanos.

Unos 2 millones de dominicanos adultos viven fuera de su patria. Más de 70 por ciento de esos trabajadores envían dinero periódicamente a sus familiares, típicamente de 135, 150 ó 165 dólares por vez. Cerca de 38 por ciento de todos los adultos en República Dominicana (es decir, unos 2 millones de personas) reciben remesas con regularidad, entre 12 y 15 veces al año.

Medio millón de dominicanos radicados en New York envían unos 1.000 millones de dólares al año a sus parientes en República Dominicana.

d.rowlan@verizon.net.do