Dr. Rafael Antonio Núñez Martínez – “Unipolarismo”

En razón de que en los actuales momentos la humanidad está viviendo bajo el dominio de una potencia unipolar, donde un solo país ejerce el control del mundo, en el campo económico, político jurídico y militar, se hace necesario crear los instrumentos legales pertinentes para equilibrar tanto poder concentrado en ese imperio, y que basado en el, ha creado incertidumbre y desasosiego a nivel mundial, basta poner de ejemplo la intervención de esa fuerza hegemónica en Irak. Este país ha sido destruido por la apetencia económica de esa megafuerza unipolar, que ha actuado unilateralmente, a espaldas de la ONU, y violando sus principios y los dictados por su Asamblea General, que entre otras cosas promueven la paz universal y la seguridad de las Naciones Unidas o de los Estados. Es procedente recordar que su antecesora “La Sociedad de las Naciones” no tuvo un balance positivo, en cuanto que no logró detener la Segunda Guerra Mundial debido a que las Naciones vencedoras dejaron fuera de la Sociedad de Naciones a las naciones vencidas, esto trajo como consecuencia, la Segunda Guerra Mundial, puesto que los aliados y los neutrales no crearon un clima propicio y armónico entre los vencidos y vencedores, en la práctica en el seno de esta liga de Naciones no hubo realmente una conferencia universal de las Naciones donde se concretizarán los principios bajo los cuales esta entidad perfeccionara sus instrumentos para lograr la paz y las seguridad entre ese interregno de la post guerra conocido en la historia contemporánea como: “Período entre Guerras” entre los años 1919 y 1929.

Al fracasar la Sociedad de Naciones, se planteó la necesidad de crear una nueva organización internacional que pudiera mantener y asegurar esa paz y esa seguridad anhelada por los países del mundo, con esos lineamientos y propósitos surge “La Organización de las Naciones Unidas, fundada en San Francisco, U.S.A., en el año 1945, creada en igualdad y condiciones en cuanto a sus principios que la anterior, pero pasado casi 60 años de su fundación nuevas amenazas de destrucción se ciernen sobre la esencia de su institución, debido a que esta Organización Internacional según el criterio del país interviniente y sus aliados, no ha podido cumplir a cabalidad los objetivos principales mediante los cuales fue fundada, por lo que se estima necesario una reformulación o enmiendas sustantiva al tenor de la nueva realidad mundial, del Consejo de Seguridad, del Consejo Económico y Social de la ONU, así también de sus Organismos y Comisiones, sean estos instrumentos sub-regionales o universales. En virtud de lo anterior hacemos un llamado a la comunidad mundial de que preservemos a la ONU, aun con todos sus logros y defectos, pues todavía es signo de esperanza, y quizá sea el único valor universal instrumental que nos queda a los Estados Partes, para dirimir y resolver las diferendos y las crisis en el ámbito internacional que nos afectan y nos enfrentan en un mundo tan controvertido y tan desigual.