Dulces sueños

Dormir es una de las  necesidades  que más se anhela satisfacer. Pues luego de un día de trabajo, nada mejor que el momento de irse a la cama y brindarle al cuerpo el descanso merecido.

Pero, para descansar bien ¿basta solo con tener una cama? La respuesta nos la da el feng shui. Y explica que existen elementos que inciden en tener un sueño reparador, que al fin y al cabo es el principal objetivo de dormir. Es por eso que en ocasiones, por más horas que se duerma,   se amanece cansado. Es muy importante prestar atención al dormitorio. De nuestro descanso depende el rendimiento del día siguiente. 

Y además de una buena cama, se debe procurar armonizar el espacio con  elementos que ayuden a lograr el descanso pleno.

En cuanto a  colores, por ejemplo, se recomienda que para la habitación se utilicen los tonos  pasteles, pues éstos   relajan.  Los tonos eléctricos, en cambio, tienen la particularidad de que pueden perturbar el descanso.

Los elementos. También se debe tomar en cuenta la ubicación  de todos los  objetos que componen la habitación.

Se dice que colocar la cama en la pared que da al baño, también podría  impedir la relajación.

También debe tener la menor cantidad de aparatos electrónicos  posibles. Y con relación a estos, trate que el televisor no esté frente a la cama. Es preferible tenerlo fuera del cuarto.

No solo por procurar un sueño placentero, opte por no tener estantería en la cabecera. Es más un consejo por precaución.

 La ubicación de la cama. Evite ponerla  frente a la puerta de entrada del  dormitorio. Y procure que la puerta del baño tampoco esté frente a esta. Y si está,  debe mantenerse cerrada.

Algo que nunca falta en esta parte de la casa, son los espejos. Nunca los ponga de modo que la cama se refleje. La idea es no colocar nada que llame la atención frente a la cama, pues será la última imagen que veamos antes de dormir.

Tampoco coloque su cama en la pared de una ventana, a menos que la cubra con unas cortinas de tela gruesa.