Duquesa, una seria amenaza

El vertedero de Duquesa sigue siendo un problema ambiental al que políticos y autoridades solo le ponen caso cuando sus humos invaden la atmósfera. Es el mismo basurero de siempre, que no ha logrado evolucionar a relleno sanitario, a procesador de biomasa con fines energéticos o cualquier otra cosa que nos permita sacarle provecho a la basura y deshacernos de sus tóxicos. Bajo ese manto de podredumbre hay aguas subterráneas que se contaminan permanentemente y vaya usted a saber cuánto daño a la salud están causando.
Aunque varios municipios depositan allí los desechos de sus demarcaciones, no ha habido un consenso para desarrollar una empresa dedicada al procesamiento de la basura. Lo que es hoy Duquesa está muy lejos de las ideas iniciales, que pretendían solucionar el desbordante problema de los desperdicios sólidos, clasificándolos y dándoles un destino adecuado. A los gobiernos municipales les bastaba con tener un lugar para echar desperdicios, y como nadie exige más nada, eso es lo que tenemos.
Solo cuando Duquesa humea, como en estos días, se oye al Ministerio de Medio Ambiente amenazando con tomar medidas y aplicar sanciones. A políticos ni autoridades les ha importado todo el veneno que constantemente infiltra Duquesa en el subsuelo y en la atmósfera.

Más violaciones a ley de compras

Hace poco el CODIA denunció violaciones a la ley de compras y contrataciones, por la adjudicación grado a grado de obras. Ahora es la Asociación Nacional de Industriales de Muebles y Colchones (Asonaimco) la que denuncia que el Ministerio de Educación favorece la importación de mobiliario escolar en perjuicio de la industria del mueble y en violación a la ley que ordena licitar todas las adquisiciones y contrataciones de las instituciones del Estado.
Es mandatorio impedir que las operaciones comerciales del Estado sean manejadas sin transparencia y violentando normas que pretenden darle carácter pulcro a las compras y contrataciones. Los directivos de Asonaimco afirman que han puesto a las autoridades al tanto de esas violaciones y queremos ver que alguna vez las violaciones a las leyes acarreen las consecuencias pertinentes.