Durant – “Serge dio a todos una lección de compañerismo y sacrificio”

El jugador del Thunder de Oklahoma City, Kevin Durant, izquierda, realiza un tiro contra los Clippers de Los Angeles el lunes, 5 de mayo de 2014, en Oklahoma City. (AP Photo/Sue Ogrocki)
El jugador del Thunder de Oklahoma City, Kevin Durant, izquierda, realiza un tiro contra los Clippers de Los Angeles el lunes, 5 de mayo de 2014, en Oklahoma City. (AP Photo/Sue Ogrocki)

Oklahoma City, EEUU.  El alero Kevin Durant, la estrella de los Thunder de Oklahoma City, nada más concluir el tercer partido de las Finales de la Conferencia Oeste, que su equipo ganó por 106-97 ante los Spurs de San Antonio, alabó la vuelta de su compañero el ala-pivote congoleño, nacionalizado español, Serge Ibaka.

“Nos ha dado a todos una lección de compañerismo y sacrificio”, declaró Durant después que Ibaka, se recuperó de forma “milagrosa” de una lesión en la pantorrilla izquierda que los médicos del equipo le habían diagnosticado que le costaría el resto de la temporada.

El internacional español, que se lesionó en el sexto partido de las semifinales de la Conferencia Oeste ante Los Ángeles Clippers, sólo se perdió los dos primeros de la serie ante los Spurs, ausencia que le costó a su equipo sendas derrotas.   Sin embargo, Ibaka sorprendió a todos por la forma como se ha recuperado y su esfuerzo y sacrificio no sólo tuvo la recompensa del triunfo sino la admiración y el respeto de todos sus compañeros.

“Cuando se habla acerca de un compañero, eso es lo que cada uno desea ser, lo que ha hecho Serge (Ibaka)”, destacó Durant, que aportó 25 puntos –segundo máximo encestador del equipo– y 10 rebotes. “Se ha ganado todo mi respeto no sólo por su juego, eso es algo secundario en estos momentos, sino por el sacrificio que hizo a la hora de ayudar a todo el equipo”.

Durant reiteró que al margen del buen resultado deportivo conseguido, Ibaka demostró lo que es realmente un verdadero compañero al que deseas tener siempre a tu lado.   Ibaka, de 24 años, que anotó seis de siete tiros de campo, incluidos los cuatro primeros que hizo a canasta, lo dejaron con 15 puntos, pero sobre todo permitió durante los 30 minutos que estuvo en el campo ser el apoyo que tanto necesitan Durant y Westbrook en el apartado ofensivo.

Westbrook, que aportó 26 puntos –líder del equipo–, ocho rebotes y siete asistencias, también tuvo palabras de elogio y admiración hacia el internacional español.   “Serge (Ibaka) puso mucho trabajo durante toda la temporada, que el haber perdido varios días de competición no le afecto en su juego”, destacó Westbrook.

“Esta noche volvió a ser el mismo jugador de siempre”.   Si la aportación de Ibaka en el ataque fue importante, mucho más valor tuvo de nuevo su presencia en el juego bajo los aros, donde su poder físico se hizo sentir de nuevo con un dominio completo que se tradujo en 52 rebotes capturados por los Thunder y sólo 36 de los Spurs.

Ibaka aportó siete rebotes, incluidos cinco defensivos, y volvió a ser el líder del equipo al poner cuatro tapones durante los 30 minutos que estuvo en el campo.   El entrenador de los Thunder, Scott Brooks, también tuvo toda la confianza depositada en Ibaka y lo sacó del campo cuando faltaban 3-17 minutos del tiempo reglamentario y Oklahoma City estaba 20 puntos por delante en marcador y con el partido ya decidido.

Brooks reconoció que la vuelta de Ibaka “ayudó” a que el equipo reaccionase y volviese a ser su mejor juego cuando más lo necesitaban.   Por su parte, el entrenador de los Spurs, el veterano Gregg Popovich, admitió que se sentía “frustrado” por la actitud que el equipo tuvo durante todo el partido.   “Me siento muy decepcionado porque salimos al campo cortos en actitud”, declaró Popovich. “Ellos nos destrozaron en el dominio de los tableros y en el control del balón”.

Mientras que el veterano escolta argentino Manu Ginóbili, que fue el líder encestador de los Spurs al conseguir 23 puntos, 20 anotados en la primera parte, reconoció que lo vivido en el tercer partido debía servirles de ejemplo a todos dentro de su equipo.   “Confío que nos hayamos dado cuenta que si no jugamos con intensidad, acierto, y no luchamos como locos, aquí no vamos a ganar un partido”, advirtió Ginóbili. “Nos volvieron a la realidad. Tengo la confianza que vamos a saber reaccionar en el cuarto encuentro y jugar mucho mejor baloncesto”