Economía americana
Colapso de Fannie y Freddie

El reciente colapso de Fannie Mae y Freddie Mac, principales compañías de financiación de hipotecas, ha obligado a las autoridades gubernamentales de Estados Undosl a lanzar la segunda gran operación de rescate de los negocios e instituciones de capitales, tras el derrumbe estrepitoso del banco de inversión Bear Stearns en marzo del corriente 2008.

El estadillo de la crisis de ambas empresas semi-estatales de emisión de títulos respaldados por hipotecas se observó, la semana pasada, a través de la caída en picado en 30,0% y 45,0% de los precios de sus respectivas acciones en la bolsa de valores, la    monta insoportable del diferencial de intereses a 0,76%, entre los papeles de deuda subastados y las notas del Tesoro a cinco años y las contradicciones de los funcionarios y dependencias estatales en torno a la decisión de salvamento de los accionistas privados, en una coyuntura de profundización de la recesión económica y extensión de insolvencia de numerosas entidades.

La posición del salvataje se alzó con la victoria y, en consecuencia, el Departamento del Tesoro junto a la Reserva Federal anunciaron la ejecución de un plan que contempla fundamentalmente  la compra federal de acciones, la suba de la línea de crédito de 5 mil millones de dólares a 300 mil millones y la autorización de acceso a la ventanilla de préstamos de emergencia con descuento, a la tasa de 2,25% o 25 puntos básicos menos que la referencial de 2,50%. En ningún momento  han informado de la posibilidad de que su maniobra de auxilio financiero resulte un rotundo fracaso, en razón de la magnitud del deterioro de las cuentas de Freddie y Fannie y la dimensión del perjuicio en las cuentas del Estado y la economía nacional e internacional. Desde fines de diciembre de 2007, las capitalizaciones bursátiles de Fannie Mae y Freddie Mac se han desplomado sucesivamente 74,3%.