Economía debe ser tratada como
un paciente en cuidado intensivo

POR SOILA PANIAGUA
El empresario Celso Marranzini consideró ayer al país como un paciente en “cuidados intensivos”  que  debe ser tratado con mucha cautela para que no se agrave. No obstante, dijo que hay señales que indican que la situación puede mejorar, siempre que se tomen medidas que tiendan a equilibrar la economía.

Marranzini, ex presidente del Consejo Nacional de la Empresa (CONEP), se expresó en esos términos tras apoyar las medidas de las autoridades dirigidas a recuperar alrededor de RD$100,000 millones dejados de cobrar al fisco.

Opinó que las autoridades deben actuar con mucha cautela, de manera que la reducción de la tasa de cambio, de los intereses bancarios y de los efectos de las medidas impositivas contenidas en la ley de reforma fiscal, tengan un efecto positivo en la economía en un corto plazo.

“Hay muchas señales positivas, pero indudablemente la República Dominicana es un paciente de cuidados intensivos, porque el manejo de la economía de los últimos tres años, la forma como los asesores económicos anteriores manejaron la economía, generaron efectos catastróficos”, dijo.

Refirió que en los últimos tres años se  duplicó la deuda externa, la cual era de apenas unos US$3,500 millones en el 2000 y se colocó casi en US$7,000 millones a mediados del 2004, mientras que la tasa de cambio alcanzó  en dos años y medio su mayor nivel de  los últimos 100 años.

“Yo no creo que esa situación pueda resolverse de un día para otro, pero se empiezan a ver los principales indicadores económicos, tenemos que ver que la economía está mejorando”, manifestó.

 Agregó que el paciente está en cuidados, pero mejorado su condición, porque ya habla, por lo menos y ya los médicos han mejorado su diagnóstico.

En otro orden, descartó que el aumento entre un 25 y un 30 por ciento genere despidos laborales, aunque reconoció que hay empresas que no soportarán el aumento de sus gastos, por lo que tendrán  que reducirlo de alguna manera.

Manifestó que el hecho de que algunas empresas paguen y otras no, crea una ventaja competitiva desigual y dificulta las labores del Estado que no recibe los ingreso que debe recibir.

“Nosotros estamos totalmente de acuerdo con las autoridades con relación al cobro de los impuestos dejados de pagar”, añadió.

Confió en el manejo que están haciendo las autoridades tributarias al cobro de los impuestos.

Opinó que las empresas que dejaron de pagar sus impuesto y el Estado, en este caso representado por el director general de Aduanas, Miguel Cocco Guerrero, deben llegar a un acuerdo porque la intención no es hacer que ninguna empresa cierre sus puertas, sino que cumpla con la ley.

“Estoy seguro que llegará a un acuerdo con aquellas empresas que tengan problemas de liquidez. Esto no es perjudicar a nadie, sino que todo el mundo pague lo que debe”, dijo.