Economía dominicana creció 1,4%

SANTO DOMINGO (EFE).- La economía de República Dominicana creció un 1,4 por ciento en los primeros nueve meses del año en comparación con el mismo periodo de 2004, informó el Banco Central (BC, emisor) en su último informe económico.

   De acuerdo al informe, el incremento se debió básicamente al aumento experimentado por las comunicaciones (17,7 por ciento), agropecuaria (5,1 por ciento), manufactura (2,2 por ciento) y minería (3,3 por ciento), las cuales en conjunto aportaron alrededor del 40 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

   Destaca que el incremento se registró a pesar de la crisis en el sector eléctrico, el déficit fiscal, los elevados precios del petróleo en el mercado internacional y el huracán “Jeanne”, que a mediados de septiembre afectó considerablemente el sector turístico.

   El documento también resalta la política monetaria que han puesto en marcha las nueva autoridades del BC, nombradas por el mandatario Leonel Fernández, que asumió el cargo el pasado 16 de agosto.

   “La recuperación de la confianza de los agentes económicos ha permitido que se observen cambios importantes en el comportamiento de variables e indicadores macroeconómicos”, apunta.

   Explica que desde mediados de agosto hasta el 30 de septiembre la tasa de cambio descendió 836 puntos, mientras que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) pasó de una variación acumulada de 32,6 por ciento en agosto a 31,1 por ciento en septiembre.

   “En términos generales, el panorama económico de los últimos meses se está tornando más optimista, ya que se están conjugando una serie de factores favorables, como el cambio de las expectativas y la recuperación de la confianza en las políticas y en las nuevas autoridades por parte de los agentes económicos”, agrega.

   El Gobierno y los agentes económicos prevén una notable mejoría en la economía nacional después de la recesión que sufrió en 2003.

   En este sentido, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno llegaron la semana pasada a un acuerdo preliminar para la concesión de un préstamo de contingencia (stand-by) por dos años.

   El gobierno del ex presidente Hipólito Mejía (2000-2004) rubricó en agosto de 2003 un acuerdo con el FMI por 600 millones de dólares tras conocerse un fraude de unos 2.200 millones de dólares en el Banco Intercontinental (Baninter) que afectó a la economía.

   Sin embargo, el FMI aún no ha desembolsado el dinero debido a que el país no ha cumplido con algunos de los requisitos que pedía la institución financiera internacional.