Economías de Japón, Alemania y China dependen exportaciones

Es oficial: Japón ha seguido a Alemania a la recesión, según lo definido por los dos trimestres de crecimiento. La tasa de expansión de China también parece precisarse muy lenta, más que lo esperado previamente. ¿Qué tienen estos países en común? Que todo depende de las exportaciones para mantener sus economías en movimiento, mientras poseen consumidores que están renuentes a gastar.

Pero evadiendo la clasificación del derroche de gasto de E.U. y Reino Unido, no ha salvado a Japón, Alemania y China del derrumbamiento crediticio. Encontrando compradores para sus exportaciones que demuestran dificultad en la depresión económica global. Para fortalecer sus economías, los legisladores tienen que motivar a su gente para que salgan a comprar.

Alejarse de las exportaciones no sólo dirigiría a desequilibrios dentro de estos países. Los desequilibrios globales, donde países con actuales cuentas de superávit tales como Japón, Alemania y China, ayudaron a financiar el estallido crediticio de los países con déficits, podrían también al menos ser conducentes.

En los tres países, los gobiernos tienen la clave. La política fiscal tiene que ser extendida, pero, debido a las vastas diferencias entre estas economías, los paquetes serán diferentes.

Japón puede estar en una posición más difícil. La política monetaria no puede ofrecer mucho alivio con tasas de interés en un 0.3%, y la política fiscal enfrenta limitaciones con una deuda bruta de un 170% del producto interno bruto, la más alta de cualquier rica nación. Lo que se necesita es convencer a los consumidores de que la política fiscal será más floja en los próximos años. Ahora no es el momento de aumentar los impuestos al consumo ni de recortar los beneficios de pensión y cuidados de salud.

El gobierno alemán tiene más espacio para maniobrar, con un presupuesto proyectado de superávit para este año. Este tiene que aprovechar la oportunidad y reducir los impuestos,  para que así, los consumidores, después de años de salarios estancados, además de los aumentos de impuestos, hayan dejado de gastar más.

El Banco Central Europeo podría también disminuir las tasas de interés más adelante. Esto ofrecería cierto alivio adicional a corto plazo, pero no ayudaría a alejar a la economía de las exportaciones.

Con una baja deuda gubernamental, Beijing puede proporcionar un gran estímulo fiscal. Pero el paquete anunciado la semana pasada fracasó donde más se necesitaba. Los consumidores chinos comenzarán a gastar sólo cuando se sientan seguros respecto de la provisión de educación y de servicios de salud.

Tan diferentes como son Japón, Alemania y China, sus autoridades podrían adoptar políticas con un objetivo común: motivando a la gente a gastar. Eso daría apoyo a las economías durante la depresión, y quizás también motivaría la estructura local y global  a largo plazo.

Las claves

1.  Objetivo común

 Una medida que pueden adaptar China, Alemania y Japón, como objetivo común es fortalecer sus economías, los legisladores tienen que motivar a su gente para que salgan a comprar.

2.  La política fiscal

En los tres países, la política fiscal tiene que ser extendida, pero, debido a las vastas diferencias entre estas economías, los paquetes serán diferentes.

Problemas de inversión en EE.UU han llevado a depresión

John Authers

La vista corta

Muchos problemas de inversión han llevado a la depresión en los pasados 18 meses. ¿Podría una burbuja en expectativa de deflación necesitar desinflarse dentro de poco? Los rendimientos de bonos están bajos por razones entendibles. Con los inversionistas huyendo de los activos en riesgo, no es una sorpresa que estén comprando bonos. Las acciones financieras, en E.U. y globalmente, están sondando nuevas bajas, mostrando preocupación respecto de la actividad financiera. El colapso actual en los precios de materia prima, virtualmente garantiza que la inflación está vencida a corto plazo.

¿Pero esto habrá llegado muy lejos? La expectativa del promedio de inflación de E.U. en los próximos cinco años, derivado de la comparación del rendimiento en bonos nominales con el rendimiento sobre los bonos relacionados con la inflación (conocidos como Tips), son menos de un 0.5%. En otras palabras, si hay alguna inflación en E.U. en los próximos cinco años, los Tips generarán un mejor retorno que los bonos nominales. El nivel de “equilibrio” de la inflación por cinco años había estado firme entre un 2 y un 3% por varios años, antes de que el mercado repentinamente se convenciera del caso de deflación de regreso en septiembre.

Esto sugiere un cambio histórico en la economía. La última vez que los precios estuvieron en un promedio más bajo que el año anterior, fue en el 1955. Esto fue una “exención” aislada. Desde 1927 hasta el 1933, los precios deprimidos seis años fuera de siete, cayendo por más de un 9% en el 1931 y en el 1932. De ese modo, el mercado está apuntalado a algo peor desde la Gran Depresión, aunque más saludable que los peores años de principios de los 30.  

Zoom

Estímulos fiscales

La emisión de bonos tendrá que aumentar para pagar los paquetes de estímulos fiscales ahora dudosos, e impulsar los rendimientos.

Si suena parecido a una receta para la resurgente inflación en un período de pocos años, está al menos reasegurando que asegurarse en contra de la inflación es ahora más barato.

Investigadores de valores difieren sobre altibajos

Brooke Masters en Londres

Los departamentos de investigaciones de valores alrededor del mundo, se han vuelto más alcistas desde comienzos de año, pero los analistas de E.U. permanecen más bajistas respecto de las acciones de los coetáneos de otros lugares.

Desde principios de este año, los analistas en los países europeos desarrollados están instando a los inversionistas a descargarse de un 18.2% de las compañías que ellos cubren, equivalente a 5 puntos porcentuales, de acuerdo a Thomson Reuters StarMine, una compañía de data.

En la visión de compra final, los analistas japoneses han hecho las reducciones más bruscas, truncando su proceder respecto de acciones recomendadas, por casi 10 puntos porcentuales hasta un 42.9%.

Por contraste, las clasificaciones negativas en E.U. han aumentado un 1.4% desde diciembre, con analistas clasificando en un 6.7% de sus acciones en venta y un 48.6 por ciento las compras.

Todavía, las cifras están “en niveles históricos” de acuerdo a los estándares de E.U. y  reflejaban no solamente pesimismo respecto de la economía de E.U., sino también varios años de esfuerzo para poder incrementar las acciones de venta para la categoría de bancos de inversión, dijo William Herkelrath, especialista en ventas de StarMine de E.U. Los analistas en Reino Unido e Irlanda han sido más rápidos que los de E.U., en disminuir las clasificaciones, pero más lentos que sus contrapartes de Alemania, Francia y España.

Globalmente, el porcentaje de clasificaciones negativas ha aumentado de un 9 a un 12% desde finales de diciembre de 2007. 

Crisis económica EU induce a  nuevo sistema contable

Jennifer Hughes en London

Las compañías podrían estar produciendo cuentas bajo normativas internacionales en poco más de un año, de acuerdo a los detallados planes producidos por la Comisión de Intercambio y Valores (CIV).

A las compañías que reúnan un estricto criterio se les podría permitir la “temprana adopción” publicando sus cuentas del año 2009 bajo los estándares del reporte financiero internacional, lo cual significa que los inversionistas estarán enfrentándose al nuevo lenguaje contable para principios del 2010. Los grupos que lo adopten con anticipación es probable que incluyan algunos nombres de personas muy conocidas. Los cambios son parte de un “plan” largamente esperado por la CIV, el cual traza los cambios de los reglamentos que el cambio requeriría, además del hito para ser conocidos ante los reguladores que finalmente estén comprometidos con el cambio. Los reguladores reiteraron su apoyo para el proyecto, los cuales verían a los mercados más grandes de todo el mundo usando un único sistema contable, pero se dejó el margen para echar para atrás. Los contables reportan que varias compañías de primer orden que están ya considerando el efecto de las normativas en sus compañías. Muchas tendrán ya cierta experiencia si tienen subsidiarias internacionales basadas en una región que reporta con el IFRS. 

La cifra

2011 es el año en que la  Comisión de Intercambio y Valores (CIV)  debe revisar el progreso y finalmente tomar la decisión al respecto.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE  ROSANNA CAPELLA