Ecuador pide compensación a Europa
y ONG por suspender plan petrolero

QUITO (AFP) – Ecuador planteó a varios gobiernos europeos y organismos internacionales una millonaria indemnización a cambio de suspender los planes para explotar su mayor reserva petrolera y evitar un daño ecológico, según declaraciones oficiales divulgadas este domingo.

Los ministerios de Ambiente y Energía remitieron por escrito la propuesta, argumentando el riesgo ecológico que supondría la extracción de crudo en los campos de Ishipingo-Tambococha-Tiputini (ITT), ubicados en la Amazonía, cerca del parque natural de Yasuní, donde habitan indígenas.

“Esa propuesta ya está presentada al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a organizaciones no gubernamentales de Estados Unidos, al gobierno de Noruega”, dijo la ministra de Ambiente Ana Albán al diario El Universo.

El gobierno estima que los yacimientos del ITT contienen unos 950 millones de barriles de petróleo, cuya explotación arrojaría ganancias anuales por unos 700 millones de dólares.

Las autoridades han constatado el interés de “organismos multilaterales y de cooperación” en su propuesta de compensación a cambio de evitar el daño ecológico”, aseguró Albán.

La ministra no precisó la cantidad que espera recibir Ecuador, pero según el presidente Rafael Correa debería ser por lo menos 350 ó 450 millones de dólares.

“Estamos dispuestos a compartir ese sacrificio. No pedimos que nos compensen los 700 millones de dólares que dejaríamos de ganar, pero sí el 50%, es decir, 350 ó 400 millones por dejar el petróleo en tierra”, afirmó Correa el 31 de marzo.

A la par con las gestiones del Ministerio de Ambiente, las autoridades prevén instalar placas en las principales ciudades de Ecuador donde se inscribirán “los nombres de quienes aporten a la causa de comprar barriles de crudo que se quedarán represados”, indicó Lucy Ruiz, funcionaria del Ministerio de Energía.

Ecuador es el quinto productor petrolero de Sudamérica con un promedio de 536.000 barriles por día.

Según cálculos oficiales, tiene una reserva aproximada de 4.800 millones de barriles de crudo para los siguientes 25 años.