Ecuatorianos piden renuncia de Palacio

http://hoy.com.do/image/article/50/460x390/0/301180A8-9741-4ACA-A786-1F74C95137D7.jpeg

QUITO (AFP).- El presidente Alfredo Palacio admitió el lunes que no será fácil gobernar a Ecuador -un país donde han sido derrocados tres mandatarios en ocho años-, mientras un pequeño grupo de disconformes pedía, frente a la casa presidencial su salida, cinco días después de asumir el poder.

“Nadie dice que esto va a ser sencillo”, reflexionó Palacio en la sede presidencial de Carondelet ante numerosos periodistas para aseverar luego: “No tenemos alternativas, o cambiamos o cambiamos, porque no sé qué es lo que puede pasar”.

En ese mismo instante, medio centenar de personas realizaba en las afueras de Carondelet la primera demostración contra el nuevo gobierno.

“Palacio, títere de León”, decía un cartel que enarbolaba un manifestante en medio de gritos hostiles a la nueva administración.

La frase aludía a temores de un sector de la población de que Palacio se estaría rodeando de personas allegadas al ex presidente León Febres Cordero (1984-1988), líder del Partido Social Cristiano (PSC, derecha).

La influencia de Febres Cordero en el país le ha llevado a ser calificado de “dueño de Ecuador” y hasta “jefe de la oligarquía”, como sostenía el derrocado presidente Lucio Gutiérrez, asilado en Brasil.

Los manifestantes permanecieron en la plaza de la Independencia, frente a Carondelet, durante la rueda de prensa y siguió ahí cuando el jefe de Estado tomó juramento a los miembros de su gobierno.

Palacio dijo que se requiere “cabeza fría, del espíritu indomable” de los ecuatorianos para afrontar la adversidad para salir de los problemas y “remar mar adentro”.

“Nadie dice que esto va a ser sencillo, si fuera así, las soluciones se habrían conseguido antes, pero el secreto está en la unidad del pueblo”, apuntó.

Hizo notar que su gobierno tiene que garantizar su credibilidad a fin de que los ecuatorianos tengan confianza en sus nuevas autoridades. “Sólo de esa manera podremos alejar los peligros”, dijo.

Palacio apuntó que carecía de aspiraciones políticas personales y que apenas concluya con su gestión gubernativa de un año y nueve meses (hasta el 15 de enero de 2007) volverá a su consultorio de cardiólogo.

“Termino esta tarea de enorme responsabilidad, esta obligación que voy a hacerla lo mejor posible y me regreso a mi consultorio, con mis pacientes, a hacer mis investigaciones, que las tengo abandonadas y que son mi vida”, dijo.

Mientras Palacio se iba asentado poco a poco en la presidencia, también enfrentaba amenazas de algunos simpatizantes de Gutiérrez, que protestaban en el interior del país para exigir el retorno al poder de su líder.

Gutiérrez, un coronel (r) del Ejército, fue derrocado por el Parlamento el pasado miércoles, al declarar el abandono del cargo y dar paso a la sucesión presidencial, como establece la Carta Magna para completar el actual período constitucional de cuatro años.

Palacio dejó entonces la vicepresidencia de la República para asumir la primera magistratura y deberá enviar una terna de candidatos al Congreso para que elija al nuevo vice.

Los ex presidentes ecuatorianos Abdalá Bucaram (agosto de 1996 a febrero de 1997) y Jamil Mahuad (agosto de 1998 a enero de 2000) también fueron depuestos.