Ecuatorianos preocupados por resultados elecciones

D1

La tensión política se elevó ayer en Ecuador ante la incertidumbre sobre los resultados de las elecciones presidenciales del domingo, que no permiten determinar si habrá o no una segunda vuelta entre el oficialista Lenín Moreno y el opositor Guillermo Lasso.
La indefinición motivó exigencias de resultados al Consejo Nacional Electoral (CNE) y desencadenó protestas en varios puntos del país en demanda de la confirmación de esa segunda ronda de votaciones. Con el escrutinio al 91.2 %, el candidato del movimiento oficialista Alianza País (AP), Lenín Moreno, tiene el 39.06 % de los votos, mientras que el centroderechista Guillermo Lasso, del Movimiento CREO, cuenta con el 28.43 %, datos que no permiten determinar si habrá segunda vuelta. El escenario impide definir con claridad las cosas, pues en Ecuador, para ser elegido presidente en primera vuelta es necesario tener más del 50 % de los votos o, como mínimo, el 40 % y una diferencia de al menos diez puntos porcentuales respecto al segundo candidato más votado.
Aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) prometió ayer que dará resultados definitivos en tres días, sectores políticos de oposición mostraron su desconfianza sobre el manejo que este órgano está haciendo del proceso y advirtieron con sacar a la calle a los ciudadanos para exigir una segunda vuelta de las elecciones.
Cientos de personas protagonizaron varias concentraciones ante la sede del CNE en Quito, así como en el centro de procesamiento de datos del Consejo Electoral de la provincia de Azuay, en Cuenca (sur) y en la delegación Electoral de la de Guayas, en Guayaquil (suroeste), informó en su web el diario El Comercio. En Quito, ante la sede principal del CNE un nutrido grupo de ecuatorianos acudió por la noche para reclamar la segunda ronda de votaciones. El CNE aseguró por la mañana que estaba pendiente de escrutar el 12,22 % de las actas, lo que explica que el recuento se haya ralentizado, pero subrayó que el proceso se maneja con transparencia y remarcó que “solo con el 100% de los votos” se podrá saber si hay o no segunda vuelta. Las explicaciones no libraron de las críticas al organismo electoral, contra el que se lanzan acusaciones de fraude en redes sociales, y hoy se sumó a ellas el Comité Empresarial Ecuatoriano que reclamó celeridad en el recuento de votos y pidió al CNE que se pronuncie, aunque “contradiga la voluntad del Ejecutivo”. Mientras, Lasso aseguraba que “huele mal” el anuncio de la autoridad electoral de entregar en tres días resultados definitivos. “Que no jueguen con la voluntad del pueblo ecuatoriano. (…) si juegan saldremos a las calles y que asuman la responsabilidad”, apuntó. De su lado, Jaime Nebot, el opositor alcalde de Guayaquil, dijo que se debe “evitar la mínima posibilidad de que un fraude electoral se consume”.