Eduardo Marranzini, Un pequeño gigante del ecuestre

Eduardo Marranzini, Un pequeño gigante del ecuestre

Eduardo Marranzini montando su caballo

Su entrenador Ramón Mejía Angeles (Papito) reveló que el infante tiene el talento de sobra para convertirse en el mejor jinete de salto del país

Muchos han sido los atletas que han tenido que esperar largo tiempo para alcanzar el éxito. Aún más, en ocasiones nunca logran ver su anhelado sueño hacerse realidad.

En el caso del niño Eduardo Alejandro Marranzini de los Santos es todo un acontecimiento, ya que con apenas 11 años de edad se ha convertido en el “rey” de las competencias de saltos en la categoría infantil al ocupar los lugares cimeros.

“No sé cómo explicar la emoción que siento al ganar cada competencia en la monta de mi caballo Panapo”, dijo Eduardo Marranzini con júbilo su rostro.

Eduardo y su entrenador Ramón Mejía Angeles (Papito)

Agregó que su éxito se debe a la perfecta compenetración existente entre él y su caballo “Panapo” a la hora de saltar los obstáculos, así como seguir al pie de la letra las instrucciones de su entrenador Ramón Mejía Angeles (Papito).

Sus inicios

Con relación a sus primeros pasos en ese deporte, el mozalbete fue sincero al explicar que lleva solo un año practicando ecuestre, pero que gracias al amor y dedicación por esa disciplina deportiva ha podido escalar peldaños que quizás otros niños con mayores edades que él no han logrados.

Le invitamos a leer: ¡Stephen Curry! Inspirado por liderazgo de David Ortiz

Sus estudios

El pequeñín del Centro de Ecuestre Nitran, hijo del también destacado jinete Eduardo Marranzini y de la señora Laura de los Santos, como un gran competidos es también un estudiante meritorio del Community For Learning.

“Si de algo estoy consciente es que primero debo estudiar y luego practicar deporte”, dijo con firmeza.

Sus logros

Con pocos tiempos en el ecuestre, Eduardo exhibe una gran colección de medallas conquistadas en la categoría infantil.

El pequeño jinete junto a su padre Eduardo, su madre Laura y sus hermanos.

“Todos estos lauros se deben a la relación existente entre caballo Panapo y yo, así como a las instrucciones de mi entrenador Papito”, señaló. Añadió que en un futuro no lejano le gutaría representar a su país en eventos internacionales.

Quiere superar a su padre

“Me gustaría convertirme en el primer jinete de mi país en conquistar una medalla de oro en un Mundial”, expresó.

Puede leer también: Senado resalta trayectoria de Kalil Haché en RD

El pequeño campeón tiene como meta inmediata superar a su padre Eduardo, el cual posee una marca de salto de 70 centimetros. “Quiero mucho a mi papi, pero quiero detronar su proeza de salto, por tal razón me empeño en preparame”, enfatizó.

Posee colección de medallas

“El rey” en su categoría
El pequeño miembro del Centro de Ecuestre Nitrán se ha convertido en líder absoluto de las competencias de santo en la categoría infantil.

Muestra son su gran cantidad de medallas de oro alcanzadas en el lomo de su caballo “Panapo”.

Su entrenador Ramón Mejía (Papito) lo elogia
“En el tiempo que tengo como entrenador nunca he visto un niño tan dedicado como Eduardo, por lo que lleva una proyeccción de convertirse en uno de los mejores jinetes de salto del país”, señaló Papito.

Más leídas