Educación, educación: El gran reto

RAFAEL RASUK
r.rasuk@hoy.com.do
El país necesita de una auténtica, real y apolítica revolución educativa. Profundizar en búsqueda de las causas del enorme lastre que frena nuestro desarrollo, parece ya una pérdida de tiempo. Las prédicas y teorías sobran.

Detenernos a pensar si es escasa la inversión en el sector educativo, si el Plan Decenal es burla a la poca inteligencia que se nos atribuye, sería colocarnos en la cancha de un quinteto político que juega a la sordera.

Vanagloriamos a Cuba cuando conviene sacar ventajas de nuestro atraso. Alabamos la generosidad de Estados Unidos si nos acoge como huéspedes privilegiados, “Green Card” incluida.

Pero no somos capaces de luchar contra la ignominia que representa la escasa formación heredada de unos antecesores a los que una época de oscurantismo negó educarse, y que expulsó al exilio económico a parte de nuestra gente.

Esa contra-cultura debemos encararla con la única y más demoledora arma con que cuenta la sociedad: La educación.

Desde luego, si es que nuestros atrasados líderes políticos abren su corazón al razonamiento y a las mejores intenciones.

Si emprendemos una sincera cruzada para que este pueblo se eduque, tendremos más autoridad moral para reclamarle que ‘conceptualice’.