Educación es liberación

15_03_2019 HOY_VIERNES_150319_ Opinión8 A

El miércoles 6 de marzo, el presidente Danilo Medina inauguró en La Vega dos escuelas, un centro regional de escuelas vocacionales. Allí hablé tras el develizamiento de un busto a Juan Bosch:
La inauguración de este Centro Regional de la Escuela Vocacional de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, que desde hoy llevará el nombre del preclaro e ilustre hijo de esta laboriosa y progresista ciudad de La Vega, profesor Juan Bosch; constituye un escalón más de la ingente tarea que llevan a cabo el presidente Danilo Medina y el Gobierno para dotar al país de una educación de calidad.
El profesor Bosch, nacido en esta tierra, a la que amó profundamente, como amó al pueblo dominicano todo, tal si de reciprocidad se tratara, su pueblo natal y su país lo quisieron con delirio y siguen admirando lo que fue su entrega en favor del progreso, el desarrollo y la transformación de nuestra sociedad, además de su inmensa obra literaria, intelectual y de pensador social y político de dimensiones que sobrepasan las fronteras nacionales.
Ese amor a La Vega quedó documentado en una carta que envió a su amigo y compañero de infancia, Samuel Mendoza, quien fue Ministro de Salud de su gobierno, en la que expresó que cuando llegara el final de sus días, prefería que lo enterraran en algún “recodo de la cordillera de la tierra vegana”. Y aquí descansan sus restos venerables en el Cementerio Ornamental.
Su visión sobre el rol de la educación como herramienta fundamental para el desarrollo y fórmula oportuna para enfrentar la miseria y la pobreza, es la que tiene la actual Administración, muy al día con la época que vivimos: la Era de la información y el conocimiento.
Ya en la Constitución de 1963, en la sección de la Educación y la Cultura, se lee:
“Art. 36. Se declarará de interés social la erradicación definitiva del analfabetismo.
“Las leyes establecerán las instituciones y organismos encargados de poner en marcha en el país una efectiva campaña oficial y privada, encaminada a difundir la cultura en todo el territorio nacional y a enseñar a leer y escribir a todos sus habitantes analfabetos.
“A los fines de ese plan de alfabetización, el gobierno dispondrá la erogación de fondos correspondientes y recabará de los particulares su colaboración intelectual y económica. “
En diferentes épocas se han realizado programas de alfabetización, pero ha sido en el gobierno que Ud. encabeza que 50 años después, desde 1963 a 2013, cuando se inició el plan nacional de alfabetización más novedoso que ha tenido el país, a través de la campaña Quisqueya Aprende Contigo, lo que ha colocado a la República Dominicana a las puertas de ser declarada territorio libre de analfabetismo. Y eso equivale a una revolución; más aún si se toma en cuenta que el programa incluye un ciclo que lo vincula al servicio laboral y al aprendizaje para toda la vida.
Así, luego de ganar las elecciones del 20 de diciembre de 1962, salió el 23 hacia Europa, vía los Estados Unidos, con una carpeta llena de proyectos; entre ellos figuraban el tema eléctrico y las escuelas técnico-vocacionales. Fue tal su interés, que en su informe de gestión en el exterior se refirió a estas últimas en los siguientes términos:
. “…Tendríamos que hablar de toda clase de técnicos, por ejemplo, de obreros calificados que sepan hacer cosas tan simples como ventanas, como puertas, como poner tuberías, como poner alambres eléctricos, como hacer zócalos para los bombillos simples como son, sin embargo, esas cosas, tienen que aprenderse.
“Desde luego que hay muchos plomeros y muchos electricistas en la República Dominicana, y muchos carpinteros y muchos albañiles que dirán que ellos están sin trabajo y que por tanto no es necesario enseñarles esos oficios a otros dominicanos. Pero no es cierto, nosotros estamos en estos momentos en un período, en un instante de nuestra Historia, que se puede comparar con el momento en que el pollito va a romper el cascarón”.
Educación es liberación, luz en el camino. Para el profesor Bosch “el hombre lleva su destino consigo, y por tanto hay que educar a cada hombre para que proceda correctamente”. Y dice más: “El destino de cada uno está en la educación que se le haya dado. Para que su conducta sea buena, el hombre tiene que ser mejor educado.” Ese gran proceso ha sido definido por el presidente Medina: “La educación es el otro rostro de la libertad”.