Educación: tanda extendida y salud mental

Psiquiatra Jose Miguel Gomez
Psiquiatra Jose Miguel Gomez

La educación es la responsable de hacer libres a las personas y proveer la felicidad a partir del desarrollo de las funciones intelectuales, del conocimiento, de las habilidades y del juicio critico que nos permite saber dónde vamos, qué deseamos y qué debemos hacer para vivir con propósitos saludables y graduarnos de ciudadanos responsables y defensores de lo correcto.

El 4% de PIB en educación ha puesto en evidencias el desafío curricular de la tanda extendida. Parece que no se había programado en qué ocupar las horas de tarde e integrarla a una escuela positiva, democrática, preventiva, crítica y para el desarrollo sano.

Hay que tener cuidado con el relleno de la tanda extendida para que no busquen de lo más cómodo, lo más ligero y lo más entretenido; pero que no responda al diagnóstico de la realidad de la escuela, del perfil del estudiante y de la sociedad que influye social, cultural y económicamente en la escuela.

Las escuelas responden como expresión social a la dinámica de la comunidad. Si en la comunidad existe exclusión, pobreza, desempleo, violencia social, familias rotas, estrés psicosocial, drogas y prostitución; todos estos indicadores repercuten y se manifiestan conductualmente en la escuela. De ahí que tenemos una escuela donde hay embarazos en adolescentes, uso y abuso de alcohol, inicio temprano de drogas ilegales, bandolerismo, pandillerismo, bullyn, deserción escolar, bajo desempeño educativo, alta repitencia, desmotivación y falta de identidad con la escuela.

Sin embargo, frente a estas realidades tenemos que particularizar y producir un currículo que responda al diagnostico Psico- social de nuestra escuela. Contextualizar la realidad de la tanda extendida de Uruguay, Colombia, Argentina o Brasil no es lo correcto. En la tanda extendida trabajar las artes, la música o manualidades es bueno y saludable. Pero el mayor impacto y riesgo que presentan los estudiantes y la escuela son los de la salud mental.

En la tanda extendida hay que hablar de educación sexual integral y con revisión de actitudes. Hay que implementar los módulos de prevención: riesgo psicosociales de los adolescentes y jóvenes, autoestima, identidad psicosexual, tolerancia y habilidades para enfrentar las diferencias, actitudes emocionales positivas y la cultura del tratarme bien; Amigos saludable, liderazgo y jóvenes comprometidos, proyecto de vida saludable, ect.

La escuela debe enseñar a niños y pre-adolescentes a prevenir el abuso sexual, el maltrato Psico-emocional a identificar sus riesgos y las conductas riesgosas. Sencillamente, se trata de desarrollar un niño y adolescente con capacidad para discriminar, contextualizar y adoptar cambios para su propio auto-cuidado en sus niveles de socialización y adaptación social. La escuela nueva no es en edificación, en tecnología, donde sabemos que se está invirtiendo, lo que es excelente y reconocido por toda la sociedad.

La escuela nueva es aquella que genera espíritu nuevo, personas diferentes, pero no desiguales, críticas, resilientes, sintiente y vincula con la escuela y la sociedad, para producir en las próximas generaciones mejores ciudadanos, mejores padres, mejores personas, que es de donde podemos tener mejores profesionales, políticos decentes, líderes saludables, ect.

En la nueva escuela hay que impartir los módulos de salud mental, con dinámicas, presentaciones en grupos, con una pedagogía que se le quede en la mente y en la conducta por siempre al alumnado. Así se logra la educación integral para el desarrollo, el bienestar y la felicidad.