EEUU, acusado de favorecer a Birmania y Malasia en informe de tráfico humano

La ONG asegura que muchos migrantes terminan en manos de los traficantes de personas, que los venden a barcos pesqueros y otros sectores industriales en Tailandia y Malasia. FOTO. EFE
La ONG asegura que muchos migrantes terminan en manos de los traficantes de personas, que los venden a barcos pesqueros y otros sectores industriales en Tailandia y Malasia. FOTO. EFE

Bangkok. La ONG Fortify Rights acusó hoy a Estados Unidos de emplear un trato de favor con Malasia y Birmania (Myanmar) en su último informe sobre tráfico humano debido supuestamente a intereses económicos y políticos.

EEUU no ha aplicado criterios más estrictos en ambos casos, a pesar de “las evidencias de que los dos países han fallado en su lucha contra el tráfico de personas”, dice la ONG, que desarrolla programas en el Sudeste Asiático, en un comunicado.

En el informe del Departamento de Estado de EEUU, presentado ayer, las autoridades de Washington cambiaron a Malasia del nivel 3 al 2, mientras que mantuvieron a Birmania en el nivel 2.

El nivel 2 incluye a países con problemas de tráfico humano graves pero que están trabajando seriamente para atajarlos, mientras que el escalón 3 se refiere a países que no cumplen con los estándares mínimos.

“La decisión respecto a Malasia y Myanmar ha sido política y no refleja la realidad del tráfico humano en estos países”, indicó Matthew Smith, director ejecutivo de Fortify Rights.

Según la ONG, Estados Unidos quiere el favor del Gobierno malasio para la firma de la Alianza de Asociación Transpacífico (TPP), un tratado comercial que negocian doce países, incluidos Brunei, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam.

“A diferencia de Malasia, Myanmar no forma parte de la Alianza de Asociación Transpacífico, pero la Administración de Obama considera Myanmar como un logro de la política exterior de Estados Unidos, a pesar de que ha empeorado su perfil en derechos humanos”, señala Fortify Ritghs en la nota.

La organización indicó que más de 150.000 miembros de la minoría musulmana rohinyá se han visto obligados de escapar de Birmania desde 2012 debido a la persecución y discriminación por parte de la mayoría budista del país.

Muchos terminan en manos de los traficantes de personas, que los venden a barcos pesqueros y otros sectores industriales en Tailandia y Malasia.

En el informe de tráfico de personas, Estados Unidos mantuvo a Tailandia en el nivel 3, en el que se encuentra desde el año pasado.