EEUU defiende Irán pueda retrasar inspecciones nucleares

El secretario de Energía, Ernest Moniz, de  los Estados Unidos, fuente externa.
El secretario de Energía, Ernest Moniz, de los Estados Unidos, fuente externa.

Washington, EE.UU. El secretario de Energía, Ernest Moniz, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, defendieron hoy el acuerdo nuclear con Irán y que se le otorgue al país hasta 24 días para inspecciones de instalaciones atómicas no declaradas.

En entrevista con el canal CBS, Kerry aseguró que “no existe tal cosa como inspecciones en cualquier momento y en cualquier lugar en control armamentístico” y eso no se aplica a ningún país.

El jefe de la diplomacia estadounidense aseguró que ese punto jamás se consideró en los cuatro años de negociaciones de Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, China, Francia y Alemania con Irán sobre su programa nuclear.

Por su parte, Moniz se mostró “muy confiado” en que los inspectores de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) podrán certificar incumplimientos en las limitaciones de desarrollo nuclear a que obliga el acuerdo incluso si transcurren 24 días desde la notificación a Irán de la intención de visitar un centro no declarado.

El margen de 24 días que contempla el acuerdo para anunciar y abordar inspecciones nucleares en Irán ha sido criticado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y será uno de los caballos de batalla de la Casa Blanca cuando intente vender el acuerdo en el Congreso.

No obstante, los inspectores de la OIEA tienen la posibilidad de acceso en 24 horas en centro nucleares declarados, mientras que el margen de 24 días para los no declarados, según Kerry, es algo novedoso que evita retrasos “interminables”.

Kerry y Moniz comparecerán la semana entrante en el Congreso para explicar en detalle el histórico acuerdo con Irán, que intenta evitar que el régimen de los ayatolá pueda utilizar su tecnología nuclear con fines militares.

El Congreso tiene dos meses para revisar el acuerdo y votar a favor o en contra.

Si el Legislativo estadounidense se opusiera al pacto nuclear con Irán el presidente estadounidense, Barack Obama, podría vetar la ley -como ya ha prometido-, aunque siempre y cuando los opositores de acuerdo no superen los dos tercios.