EEUU mantendrá el despliegue de sus soldados en Irak

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/334A52EC-4E23-480C-A529-90CCF6ADE962.jpeg

Washington, 27 oct (EFE).- El Pentágono ha decidido mantener un año más el despliegue militar en Irak en un renovado esfuerzo por frenar la insurgencia, que se ha costado la vida a más de 1.100 soldados estadounidenses y miles de millones de dólares.

El anuncio fue hecho el martes por el general Peter Schoomaker, jefe del estado mayor del Ejército de EEUU, tras plantearse la posibilidad de reducir a seis o nueve meses el despliegue a los niveles actuales.

En declaraciones a la prensa, Schoomaker dijo que necesitaría entre 35.000 millones de dólares y 40.000 millones de dólares adicionales a los fondos aprobados por el Congreso para mantener las operaciones militares tanto en Irak como en Afganistán hasta septiembre de 2005.

Schoomaker expresó que hubiese preferido que se redujeran las misiones de los soldados en zonas de combate, pero eso no podrá ocurrir mientras se necesiten los 135.000 efectivos estadounidenses desplegados en Irak para combatir la insurgencia.

El Congreso acordó en 2001 destinar 215.000 millones de dólares para los conflictos y reconstrucción de Irak y Afganistán, pero según publicó el martes The Washington Post, el Gobierno del presidente George W. Bush planea pedir 70.000 millones adicionales para el año fiscal que comenzó el pasado 1 de octubre.

Ante la persistente violencia en Irak, el Pentágono quiere aumentar el contingente de 138.000 soldados desplegados en Irak a alrededor de 160.000, según publicó USA Today.

Por otra parte, el subjefe del estado mayor del Ejército, el general Richard Cody, anunció que tampoco se acelerará la rotación de tropas en Irak para reforzar el contingente militar antes de las elecciones que deben realizarse en ese país el próximo mes de enero.

A partir del derrocamiento del régimen de Sadam Husein en abril del año pasado, las autoridades militares estadounidenses pensaron que el contingente militar podría reducirse de manera paulatina a medida que el país avanzara hacia la normalización.

Sin embargo, el aumento de la actividad insurgente impidió esa normalización y a mediados del año pasado comenzó a aplicarse la permanencia obligatoria de un año para unidades activas y de reserva y, en algunos casos, esa permanencia se extendió a más de un año.