EEUU no considera adecuado interferir ahora en Venezuela

Washington. EFE. El Gobierno de Estados Unidos negó ayer, jueves, de nuevo tener que ver con supuestos complots denunciados por Venezuela e insistió en que no cree conveniente imponer sanciones al Ejecutivo del presidente venezolano, Nicolás Maduro, como le piden desde el Congreso.

Tras aprobarse este miércoles en el pleno de la Cámara de Representantes un proyecto de ley para sancionar a funcionarios del núcleo de poder venezolano supuestamente vinculados con la violación de derechos humanos, la subsecretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, se mostró ayer contraria a esa medida.

Jacobson, como ya hizo recientemente ante los mismos congresistas que impulsan las sanciones, dijo que en Venezuela hay en marcha un diálogo nacional al que hay que dar tiempo para que fructifique.

En una rueda de prensa en Washington, la funcionaria recordó que la ley permite al Gobierno del mandatario de EE.UU., Barack Obama, imponer sanciones sin necesidad de nuevas leyes del Congreso e insistió en que no cree que sea el momento para hacer uso de esa herramienta.

Jacobson, no obstante, rehusó responder si Obama vetaría la ley en caso de que la versión que maneja el Senado y la ya aprobada por la Cámara baja se armonizaran en un único texto, para cuya entrada en vigor solo sería necesaria la firma del mandatario. La subsecretaria de Estado para Latinoamérica insistió en que las sanciones a un país deben ser consideradas “una herramienta y no un fin” y advirtió de que, aunque estancado, el diálogo auspiciado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Vaticano debe ser un vehículo que se agote antes de interferir de otro modo. “Lo que está pasando ahora en Venezuela no tiene que ver con la relación bilateral (con Estados Unidos), tiene que ver con los propios venezolanos”, subrayó Jacobson ante las acusaciones vertidas por Maduro de presuntos complots del Gobierno de EE.UU. contra él.

También la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, volvió a rechazar categóricamente las acusaciones de que el Gobierno estadounidense haya participado en una presunta trama para ayudar a la exdiputada opositora María Corina Machado a trazar planes de golpe de Estado, como aseguran las autoridades venezolanas. El alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, dirigente nacional del Partido Socialista (PSUV), dijo que habían desmantelado un intento de “magnicidio” y un “golpe militar” en el que involucró a la opositora.