EEUU paga 33 millones dólares
por muertes de civiles en guerra

Washington (EFE).- El Pentágono ha pagado al menos 33 millones de dólares por las muertes y heridas causadas a civiles desde 2001 en las guerras de Afganistán e Irak, indicó ayer la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

La organización, conocida por su sigla en inglés ACLU, obtuvo la información del Ejército mediante solicitudes bajo la Ley de Libertad de Información, y se quejó porque el Pentágono “ha dado pasos sin precedentes para controlar y suprimir la información sobre el costo humano de la guerra”.

“Nuestra democracia depende de una ciudadanía informada y es crucial que los estadounidenses tengan acceso pleno a información certera sobre la conducción de la guerra y las implicaciones para civiles inocentes”, afirmó el director ejecutivo de ACLU, Anthony Romero.

La ACLU divulgó hoy 496 prontuarios de demandas hechas por familias iraquíes y afganas por muertes y heridas sufridas como resultado de acciones de los militares estadounidenses.

“La mayoría de los reclamos en Irak resultan de incidentes ocurridos entre comienzos de 2003 hasta fines de 2006, y la mayoría son de 2005”, mientras “la mayoría de reclamos en Afganistán son de mayo de 2006, y uno data de 2001”, indicó ACLU.

De los 496 prontuarios, 479 de Irak y 17 de Afganistán, 198 fueron rechazados “porque los militares determinaron que los incidentes resultaron ‘de acciones del enemigo’, directa o indirectamente resultaron de un acto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en combate”.

Esto es lo que el Pentágono llama la “exclusión por combate”.

Hubo 164 incidentes en los cuales el Pentágono aceptó el reclamo e hizo pagos en efectivo a miembros de las familias.

En aproximadamente la mitad de los casos de pagos, Estados Unidos “aceptó la responsabilidad por la muerte del civil y ofreció una compensación”, señaló ACLU.

En cuanto al resto “las autoridades de Estados Unidos dieron ‘pagos de condolencia’ que se ofrecen como ‘expresión de simpatía’ pero ‘sin referencia a falta alguna'”.

En uno de los casos, un civil en la provincia Salah Ad Din del este de Irak denunció que las fuerzas de Estados Unidos abrieron fuego y lanzaron más de 100 disparos contra su familia que dormía, y como resultado murieron su madre, su padre y un hermano.

El Ejército estadounidense reconoció su responsabilidad y hubo dos pagos, una compensación de 11.200 dólares y una “condolencia” de 2.500 dólares.