EEUU planea masivas pruebas vacunas para frenar COVID-19

San Francisco (United States), 22/05/2020.- People enjoy the warm weather while maintaining safe gatherings inside new social distancing circles at Washington Square in the North Beach neighborhood in San Francisco, California, USA, 22 May 2020. Four San Francisco parks have been outfitted with ten-foot white circles, and eight feet apart to remind people to social distance while being outside during the coronavirus COVID-19 outbreak. San Francisco Recreation and Parks wanted to have them in place before the Memorial Day weekend. (Estados Unidos) EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO
San Francisco (United States), 22/05/2020.- People enjoy the warm weather while maintaining safe gatherings inside new social distancing circles at Washington Square in the North Beach neighborhood in San Francisco, California, USA, 22 May 2020. Four San Francisco parks have been outfitted with ten-foot white circles, and eight feet apart to remind people to social distance while being outside during the coronavirus COVID-19 outbreak. San Francisco Recreation and Parks wanted to have them in place before the Memorial Day weekend. (Estados Unidos) EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

Estados Unidos planea pruebas de media docena de los proyectos más prometedores de vacunas para el coronavirus en más de 100,000 voluntarios, en un esfuerzo para conseguir una inmunización segura y eficaz para finales de 2020, dijeron a Reuters los científicos que dirigen el programa. El proyecto comprimirá lo que son típicamente 10 años de desarrollo y pruebas de vacuna en meses, lo que atestigua la urgencia de detener la pandemia que ha infectado a más de 5 millones de personas, ha matado a más de 335,000 y ha golpeado a las economías de todo el mundo.
Para lograrlo, los principales fabricantes de vacunas han acordado compartir información y redes de ensayos clínicos con sus competidores en caso de que su candidata propia fracase, dijeron los científicos.

Los candidatos que demuestren la seguridad en pequeños estudios iniciales serán probados en enormes ensayos de 20,000 a 30,000 sujetos para cada vacuna, cuyo inicio está previsto para julio.

Entre 100,000 y 150,000 personas podrían inscribirse en los estudios, dijo el doctor Larry Corey, experto en vacunas del Centro Oncológico Fred Hutchinson de Seattle, que está ayudando a diseñar las pruebas. “Si no ves un problema de seguridad, simplemente sigues adelante”, dijo a Reuters el doctor Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). El esfuerzo de la vacuna es parte de una asociación público-privada llamada Aceleración de las Intervenciones Terapéuticas y Vacunas COVID-19 (ACTIV), que se anunció el mes pasado.

El esfuerzo encaja en el brazo de investigación y desarrollo de la “Operación Velocidad de la Luz”, el programa de la Casa Blanca anunciado la semana pasada para acelerar el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus. Las vacunas, que están destinadas a ser usadas en personas sanas, son típicamente probadas en etapas sucesivas, comenzando con ensayos en animales. Las pruebas en humanos comienzan con un pequeño ensayo de seguridad en voluntarios sanos, seguido de un estudio más amplio para encontrar la dosis correcta y obtener una medición de la eficacia. La etapa final consiste en pruebas a gran escala en miles de personas.