EEUU: Planned Parenthood combate propuestas en el Congreso

congreso EU

Washington.  Blanco de críticas por proveer tejido fetal para investigaciones médicas, Planned Parenthood le pidió el miércoles a las autoridades científicas federales de Estados Unidos que designen un panel de expertos independientes para estudiar el asunto.

El pedido de Planned Parenthood a los Institutos Nacionales de Salud se produce en momentos en que los senadores republicanos buscan prohibir que la organización reciba fondos federales. La probable oposición de al menos un senador republicano resaltaba las dificultades que enfrentará el partido en el Senado en una votación esperada para la semana próxima.

El grupo también desactivó sus portales web después que un ciberataque atribuido a “extremistas antiaborto” bloquearon el acceso a los 200.000 usuarios que Planned Parenthood dice los visitan a diario. La organización dijo que resolvió el problema, pero que inhabilitó los sitios para “asegurarnos de que estamos completamente protegidos”.

Planned Parenthood, que recibe más de 500 millones de dólares de programas federales y estatales, ha sido criticada desde la publicación de videos que muestran a algunos de sus funcionarios discutiendo cómo obtienen órganos de fetos abortados para ser usados en estudios. Los videos fueron grabados furtivamente por un grupo opositor al aborto.

“Esos videos agitadores y engañosos han llevado el asunto a la palestra nacional”, dijo la carta de la presidenta de la organización, Cecile Richards. “Y una revisión cuidadosa y exhaustiva realizada por importantes expertos médicos y éticos podría hacer mucho para ayudar al público y a los responsables de políticas a analizar el asunto y alcanzar conclusiones informadas”.

Grupos antiaborto y muchos legisladores republicanos han dicho que es moralmente inapropiado que Planned Parenthood obtenga órganos fetales para estudios, y algunos acusan a la organización de vender los órganos, lo que sería ilegal.

Planned Parenthood dice que cumple una ley que permite a los proveedores de abortos recibir rembolsos por los gastos incurridos, lo hace en menos de cinco estados y entrega el tejido a científicos solamente con el consentimiento de las mujeres a quienes se les practicó el aborto.

Científicos han realizado estudios con tejidos fetales desde la década de 1930 y usan los órganos —de abortos voluntarios e involuntarios— para buscar tratamientos y curas para el mal de Alzheimer, el síndrome de Down y otros padecimientos. Los Institutos Nacionales de Salud gastaron 76 millones de dólares en estudios con tejido fetal el año pasado.

A finales de la década de 1980, un panel de los institutos que estudiaba trasplantes de tejido fetal para el estudio del Parkinson dijo que los estudios eran aceptables y prometedores, y no influían en las decisiones de las mujeres de someterse a abortos.

Amanda Fine, portavoz de los Institutos Nacionales de Salud, no comentó de inmediato sobre el pedido de Planned Parenthood. Una propuesta republicana en el Senado pondría fin al respaldo federal a Planned Parenthood y distribuiría el dinero a centros comunitarios de salud, agencias estatales y locales y otros que no realizan abortos.