EEUU: preocupa política exterior

NUEVA YORK (AFP).- Los estadounidenses expresan una creciente inquietud por el rumbo de la política exterior de la Casa Blanca y sienten muy pocas ganas de que su país resuelva militarmente los conflictos internacionales, según un sondeo difundido ayer.

El Indice de confianza en la política exterior de la administración de George W. Bush, publicado por el organismo de debate Public Agenda y la revista Foreign Affairs, revela también una creciente preocupación por la percepción de Estados Unidos en el extranjero así como un mayor apoyo a la retirada de Irak.

Un 84% de los encuestados dijeron sentirse preocupados por el modo en que le van las cosas a Estados Unidos a nivel internacional y el 82% considera que el mundo se ha vuelto un lugar más peligroso para Estados Unidos y los estadounidenses.

Casi tres de cada cuatro creen que su país no está ejerciendo bien su liderazgo para crear un planeta más seguro y próspero, mientras que el 68% cree que el resto del mundo percibe negativamente a Estados Unidos.

Aunque seis de cada diez considera que Estados Unidos tiene una obligación moral hacia Irak, siete de cada diez se pronuncian por retirar las tropas de ese país.

Sólo 8% se dijeron partidarios de una acción militar contra Irán, que en los últimos tiempos ha ignorado los llamamientos de Washington a detener su programa nuclear.

Un 59% de los encuestados afirmaron no confiar en que su gobierno les diga la verdad sobre asuntos exteriores, un 10% más desde septiembre de 2006.

La encuesta se realizó entre 1.013 adultos entre el 21 de febrero y el 4 de marzo.

La última encuesta “proporciona crecientes evidencias de la amplitud de las dudas sobre la posición internacional” de Estados Unidos, afirmaron las dos organizaciones responsables de la encuesta.

Tras este nuevo estudio, el Indicador de ansiedad de la organización Public Agenda, que mide la preocupación de los estadounidenses con la política exterior de su gobierno, se situó en 137, por encima del punto neutral de los 100 y siete puntos por encima de su nivel de septiembre de 2006.

Este índice “se está acercando a la marca de los 150 puntos, la ‘zona roja’ que supondría una plena crisis de confianza pública” en la gestión de la diplomacia del gobierno Bush, dijo Daniel Yankelovich, presidente de Public Agenda.

“El nuevo estudio aporta pruebas concluyentes de que la inquietud de los estadounidenses sobre Irak se está extendiendo a otras áreas de la política exterior, con serios efectos potenciales sobre las opciones disponibles para los actuales y los futuros líderes”.