EEUU tuvo bajo su custodia casi 70 mil menores migrantes

File-In this Dec. 13, 2018, file photo, teen migrants walk in line inside the Tornillo detention camp in Tornillo, Texas. Government investigators say many more migrant children may have been separated from their parents than the Trump administration has acknowledged.  (AP Photo/Andres Leighton, File)

El gobierno de EEUU tuvo bajo custodia a casi 70,000 migrantes menores de edad que fueron separados de su familia el año pasado, más que ningún otro país según las Naciones Unidas, a pesar de que Washington reconoce que la detención puede ser traumática para los niños y causar daños físicos y emocionales a largo plazo. Nuevos datos del gobierno mostraron este mes que la niña está entre la cifra récord de 69.550 menores migrantes retenidos en custodia del gobierno de Estados Unidos durante el año pasado, suficientes bebés, niños y adolescentes para atestar un estadio promedio de la NFL.
Son más niños detenidos lejos de sus padres que en cualquier otro país, según investigadores de Naciones Unidas. Y está ocurriendo a pesar de que Washington reconoció que la detención puede ser traumática para los menores, lo que los pone en riesgo de padecer daños físicos y emocionales de largo plazo.
Algunos de los menores migrantes que estuvieron en custodia este año ya fueron deportados. Otros se han reunido con familiares en Estados Unidos, donde tratan de ir a la escuela y reconstruir sus vidas. Unos 4,000 siguen aún bajo custodia del gobierno, casi siempre en albergues grandes e impersonales. Y llegan más cada semana.
Los casi 70,000 niños migrantes que permanecieron en custodia del gobierno este año —un incremento del 42% en el ejercicio fiscal 2019 en comparación con 2018— pasaron más tiempo en albergues y lejos de sus familias que en años previos. La serie de estrictas políticas de inmigración del gobierno de Trump ha aumentado el tiempo que los niños pasan detenidos, a pesar de que el gobierno reconoce que les está causando daño.
En 2013, Australia detuvo a 2,000 menores durante una oleada de llegadas por mar. En Canadá, los menores migrantes son separados de sus padres sólo como último recurso; 155 fueron detenidos en 2018.