EEUU y Cuba dialogan sobre seguridad viajeros y comercio

m4

El subsecretario del Departamento de Seguridad Interna de EEUU, Alejandro Mayorkas, conversó en La Habana con altos funcionarios sobre seguridad de viajeros y mercancías entre ambos países, un avance en el proceso de normalización de las relaciones, informaron ayer la cancillería y la prensa local.

Mayorkas fue recibido ayer por el canciller interino Marcelino Medina, con quien abordó “el estado de los vínculos entre Cuba y los Estados Unidos y las posibilidades de ampliar la cooperación en temas de interés mutuo, como parte del proceso hacia la normalización de las relaciones”, señaló la cancillería cubana, en comunicado.

El texto destacó que en la reunión también participaron el Comisionado R. Gil Kerlikwoske, a cargo de la supervisión de la Protección de Aduanas y Fronteras de Estados Unidos, y otros altos funcionarios del Departamento de Seguridad Interna de ese país, que acompañan a Mayorkas en su viaje a la isla.

El diario oficial Granma subrayó ayer que “la visita de alto nivel” que realiza el subsecretario “se inscribe en el esfuerzo de los gobiernos de Cuba y EE.UU. por avanzar en el proceso de normalización de las relaciones”.

Mayorkas es el funcionario de origen cubano que alcanzó mas alto rango en la administración de Barack Obama y su departamento es responsable de garantizar la seguridad del flujo de personas y mercancías entre EEUU y otros países.

El subsecretario, quien llegó el martes a La Habana, se reunió el miércoles con el ministro del Interior, el general de división Carlos Fernández Gondín, “en un ambiente constructivo y respetuoso”, dijo Granma. Agregó que “durante el encuentro hubo coincidencia acerca de la necesidad de materializar la cooperación bilateral con el objetivo de proporcionar mayor seguridad a los ciudadanos de ambos países y otras naciones”.

Cuba y EEUU restablecieron relaciones diplomáticas el 20 de julio, tras medio siglo de fuertes diferencias políticas y aislamiento. Esos vínculos enfrentan un proceso de “normalización” que se estima será largo, pues debe incluir la derogación del embargo a Cuba desde 1962, la devolución del territorio que ocupa la base naval de Guantánamo y el pago de reparaciones.