Efectúan funeral masivo de 20 prisioneros Haití

M1

Numerosos deudos lloraron o simplemente miraron estoicamente cuando las flores fueron depositadas sobre 20 ataúdes durante el funeral colectivo de un nuevo grupo de presos fallecidos en condiciones de miseria en la prisión más grande de Haití, la mayoría sin condena.
Marie Lumane Laurore emitió gritos desgarradores y se desplomó sobre la banca de una iglesia frente al féretro de su hijo, Eddy. El preso, de 30 años, acusado de violación, se enfermó de tuberculosis y padeció anemia severa durante su reclusión en la Penitenciaría Nacional, en la que persisten la inmundicia y la hacinación. “íJesús, devuélveme a mi hijo! Era mi único niño”, dijo la mujer entre sollozos mientras golpeaba con el puño la banca de madera en una iglesia católica en Puerto Príncipe.
Los sentimientos de tristeza por el prolongado confinamiento de los seres queridos de los presentes aumentaron de intensidad cuando un sacerdote recitó los nombres de los fallecidos. La misa para los reclusos de la Penitenciaría Nacional, efectuada el martes, fue la tercera organizada desde abril por el fiscal en jefe de Puerto Príncipe, Danton Leger.
El servicio tuvo lugar un día después de que AP publicó un artículo sobre hacinación, desnutrición y enfermedades infecciosas en las cárceles de Haití. La escasez de alimentos y medicinas así como las persistentes enfermedades infecciosas y la hacinación han derivado en aumento de padecimientos relacionados con desnutrición.