Ejemplo en Ecuador

UBI RIVAS
El coronel Lucio Gutiérrez fue derrocado por los “forajidos”, como el los encasillara, el 20 del presente mes de abril, emitiendo una señal de preocupación hemisférica habida cuenta de que Ecuador ha permanecido en inestabilidad política porque en ocho años ha tenido cinco presidentes. Gutiérrez, que era tenido hasta el instante de su derrocamiento por el congreso y la cúpula militar, como un integrante de la trova de gobernantes izquierdosos del hemisferio, conjuntamente con Ricardo Lagos de Chile, Hugo Chávez de Venezuela, Néstor Kitchner de Argentina y Luiz Ignacio Lula da Silva del Brasil, fue sustituido “constitucionalmente” por el Congreso en la persona del vicepresidente Alfredo Palacio.

El nuevo flamante gobernante ecuatoriano no vaciló un instante para denotar y fustigar el hasta minutos antes su superior jerárquico, actitud infeliz que retrata ó radiografía de cuerpo entero el acciona politiquero latinoamericano revestido de oportunismo y trapacería, considerando que esos epítetos hubiesen tenido validez de haberlos pronunciado cuando Gutiérrez aún era el primer mandatario ecuatoriano.

Gutiérrez venía dando traspiés desde diciembre último cuando perdió la mayoría mecánica congresional de su partido, cuando intentó variar el estamento de la Corte Suprema de Justicia con propósitos aviesos y al defraudar a la masa indígena integrada por unos tres millones de individuos bien organizados, de un total de once millones de ecuatorianos en total.

El derrocado gobernante, elevado al solio presidencial por sus paisanos el 15-01-03 que debió culminar cuatro años más tarde esa misma fecha en 06 hizo promesas a su pueblo de “cambiar el país ó morir en el intento”, no sucediendo ni una cosa ni la otra, sino su fracaso, derrocamiento y exilio probable.

Hace apenas dos semanas, Gutiérrez, pretendiendo esquivar su propia sombra de fracaso, levantó el impedimento de entrada y cesasión de perseguir delitos presumiblemente incurridos por sus antecesores, Abdalá Bucaram y Gustavo Noboa, que residió en nuestro país por un tiempo, como una quimera de mediante las organizaciones políticas de los dos, obtener un respaldo que se le resbalaba de las manos como una porción de agua que se intentara represar entre ellas.

Resulta que por lo menos los supuestos seguidores de Bucaram, tenido por los ecuatorianos como un psicópata con notaciones bufas como aconteció en un entorno muy cercano a Ecuador recientemente, no aparecieron nunca, mucho menos los de Noboa.

El 12-04-04 la firma privada de sondeos de opinión Market identificó que sólo uno de diez ecuatorianos creía en la palabra del presidente Gutiérrez y que su popularidad había descendido a un pésimo 16% de un 71% en enero 03, cuando preñado de expectativas, como acontece siempre en este hemisferio, escaló el solio presidencial.

Ya en la fecha tan temprana como el 23-02-04 el coordinador nacional del movimiento indígena Pachakurtik, Gilberto Talahua, advertía que los indígenas proseguirían su lucha para obtener sus reclamos reinvindicativos sociales, económicos y políticos.

Gutiérrez también demostró ausencia de nociones de un jefe de Estado al designar en el servicio exterior a elementos sin la menor preparación para esos menesteres, como aconteció con el enviado ecuatoriano ante Buenos Aires, Germánico Molina, acusado de sostener relaciones amistosas estrechas con Carlos Pajarito Suárez Mason, acusado de gravísimas violaciones a los derechos humanos en la dictadura porteña (1976-83), durante la satrapía del teniente general Jorge Rafael Videla, un orcopolita genocida.

La dolarización, instaurada en Ecuador el 09-01-00 por el entonces presidente Jamil Mahuad, ha contribuido escasamente a paliar la punzante pobreza del país que afecta a un 70% de los ecuatorianos, aunque visos como reducción de la inflación que en 00 era de 90% se redujo apenas 36 meses después a 6.07%.

Ese factor, empero, no ha podido conseguir estabilizar la inmigración ecuatoriana que ha acudido en riadas tanto a España, la primera inmigración luego de la marroquí, que es como la haitiana en nuestro país, Estados Unidos, Italia y Alemania, donde se arraciman por centenares de miles de sobre las de otras nacionalidades, los ecuatorianos. Lo que ha arrojado otra falsa señal es la reducción del desempleo del 14% en 00 al 9.3% en 03. Esa inmigración reporta a Ecuador al año /unos US$2 mil millones, que con la extracción de crudos por sobre los 150 millones de barriles al año, resultan ser los ingresos claves de divisas de Ecuador, ninguna otra expectativa nueva.

Representa un contraste agudísimo que Gutiérrez, electo con un 54.7% en la intención del voto del electorado al poder que asumió el 15-01-03, impulsado por su partido político Sociedad Patriótica y luego de colaborar en el derrocamiento de su antecesor Mahuad, concluyera de manera tan frustrante, estrepitosa y encharcado del anatema fustigante de la corrupción que parece ser el ángel perverso que acompaña a los gobernantes en América Latina cuando descienden del poder.