Ejército combate islamistas India

BOMBAY, India. AFP.  Comandos de las fuerzas indias trataban en las primeras horas del sábado de desalojar a uno o dos islamistas armados que seguían atrincherados en el hotel Taj Mahal de Bombay, más de 48 horas después de los espectaculares ataques con tomas de rehenes que dejaron al menos 155 muertos y 327 heridos. 

Por su lado, según la agencia de noticias Press Trust of India el ministro del Interior, Sri Prakash Jaiswal, admitió que el número de muertos podría elevarse a 200.  Disparos y explosiones esporádicas se seguían oyendo procedentes del Taj Mahal, según un corresponsal de la AFP presente en las cercanías del lujoso hotel de la capital económica de India.  El jefe de la Guardia nacional de seguridad, J.K. Dutt, declaró a la prensa que pensaba que las operaciones para restablecer la seguridad en este hotel podrían terminar dentro de poco.

 La policía anunció haber arrestado a tres islamistas, uno de ellos presuntamente paquistaní, y haber descubierto dentro del Taj Mahal explosivos que podrían haber provocado “daños de gran envergadura”.

 Los comandos indios prosiguieron durante todo el viernes sus minuciosas operaciones de rastreo tanto en el Taj Mahal como en el Oberoi/Trident, controlando una por una las habitaciones de ambos hoteles, para tratar de capturar a posibles asaltantes escondidos.  Nueve islamistas murieron durante esas operaciones y otro fue arrestado. Las bajas sufridas por las fuerzas de seguridad fueron 15, según el viceprimer ministro del estado de Maharashtra, R.R. Patil.

 Mientras tanto, otro grupo de comandos lanzó una operación a primera hora del viernes contra los asaltantes que el jueves se atrincheraron en un centro judío de la ciudad, tomando varios rehenes.

 Sin embargo, los islamistas mataran a cinco rehenes israelíes durante el asalto, confirmaron un diplomático israelí y un responsable indio.  Centenares de personas se congregaron ayer en los alrededores del centro judío aclamando a los soldados. Pero    la operación   proseguía.

La cifra

200

Muertos.Según la agencia de noticias Press Trust of India el ministro del Interior, Sri Prakash Jaiswal, admitió que el número de muertos podría elevarse a 200.  Disparos y explosiones esporádicas se seguían oyendo procedentes del Taj Mahal, según un corresponsal de la AFP presente en las cercanías del lujoso hotel.