Ejército de la India mata últimos islamistas estaban atrincherados en hoteles

BOMBAY, India. AFP.  Las fuerzas de seguridad indias pusieron fin el sábado en Bombay a más de dos días de ataques de islamistas que dejaron al menos 195 muertos, entre ellos 27 extranjeros, y un aumento de la tensión con Pakistán, molesto con India por haber apuntado su dedo acusador contra él. Los comandos indios mataron el sábado por la mañana a los tres últimos islamistas que quedaban atrincherados en el lujoso hotel Taj Mahal, afirmó la policía, al anunciar el final del asalto.

“Todos los terroristas resultaron muertos”, declaró Hassan Gafoor, jefe de la policía de Bombay, casi 60 horas después de que se iniciaran los ataques en varios puntos de Bombay.

“Dijimos que quedaban tres terroristas (…) y tenemos tres cadáveres”, anunció el jefe de la Guardia de Seguridad Nacional de India, J.K. Dutt, quien aseguró que sus hombres recorrían “habitación por habitación para verificar que la situación es segura”.

El histórico Taj Mahal Palace era el último lugar de la ciudad donde aún se escondían algunos de los islamistas que participaron en los atentados del miércoles, después de que las fuerzas de seguridad realizaran incursiones el viernes en el hotel Oberoi/Tri dent y en un centro judío, también ocupados por hombres armados.

Treinta y dos personas, de las que cuatro eran extranjeras, perdieron la vida en el hotel Trident/Oberoi, anunció el sábado el propietario del complejo hotelero.

El saldo de los ataques de Bombay se eleva a 195 muertos y 295 heridos.